Berna Santiago hace una rara aparición en el festival de San Diego

El área de San Diego, California, celebró su festival anual del mariachi del 7 al 10 de marzo de 2019. El evento de cuatro días incluyó tres días de talleres, conciertos y concursos celebrados en la Universidad de San Diego, culminando con un festival al aire libre en el Bayside Park, a un costado de la playa.

Los dos grupos principales del evento, ambos con sede en Los Ángeles, fueron el Mariachi Los Reyes de Jorge Álvarez y el Mariachi Los Aventureros de Juan Rodríguez. Los artistas invitados incluyeron a los virtuosos de la trompeta Juan Manuel Arpero y Javier Rodríguez, y un magnífico trío tipo mariachi dirigido por el renombrado violinista y compositor Sergio Caratachea. Se unieron Los Reyes y Los Aventureros para tocar “Wendy”, una composición de Rigoberto Alfaro escrita especialmente para este festival y dedicada a la esposa de su director, Serafín Paredes.

Los maestros de los talleres fueron Rigoberto Alfaro, Jorge Álvarez, Juan Manuel Arpero, Aldo Barbosa, Sergio Caratachea, Héctor Castro, Jonathan Clark, Bernardino de Santiago, Julio de Santiago, René Mejía, Fidel Alejandro Muñiz, José Alberto Muñoz, Javier Rodríguez, Juan Rodríguez y Jorge Zapatero.

Si bien esta distinguida lista incluye a bastantes luminarias, para muchos lo más memorable del evento fue la participación de Berna Santiago, una verdadera leyenda en el guitarrón.

Berna Santiago tiene la distinción de ser el guitarrista que más grabaciones ha hecho en la historia del mariachi. Su extraordinario bajo puede escucharse detrás de los principales artistas de música ranchera a través de las cinco décadas que duró su carrera. No obstante que su nombre rara vez aparece en los créditos de las discotecas, es una leyenda viviente entre los conocedores de la música de mariachi, muchos de los cuales nunca lo han visto en persona, ni siquiera en fotografía.

El miembro más prolífico de una de las familias más distinguidas dentro de la música de mariachi, Bernardino de Santiago González -mejor conocido como Berna Santiago- nació en 1939 en el pueblo de Guachinango, Jalisco, donde su padre, Cástulo de Santiago, tocaba un guitarrón de cinco cuerdas. A principios de la década de los cincuenta, la familia de Santiago se trasladó a la Ciudad de México, donde su hermano Mario ya era miembro del Mariachi Vargas de Tecalitlán. Berna comenzó a estudiar ese instrumento después de que Nati, otro hermano de él, se convirtiera en el guitarrista del Mariachi Vargas en 1958.

Berna pasó la mayor parte de la década de los sesenta haciendo méritos con mariachis en diferentes restaurantes de la Ciudad de México. Su primer grupo estrella fue el Mariachi Tolteca de Miguel Martínez, con el que trabajó de 1968 a 1970, seguido por 16 años con el Mariachi Oro y Plata de Pepe Chávez. Posteriormente fue miembro del Mariachi Águilas de América durante 18 años, seguido por estancias con el Mariachi México de Pepe Villa y otros grupos hasta su reciente retiro.

Serio, reservado y entregado a su arte, Berna Santiago siempre ha rechazado ser foco de atención, prefiriendo mejor desempeñar un papel de apoyo y mantener un perfil bajo. Su único discípulo es su hijo Enrique, quien ha sido el guitarrista del Mariachi Vargas desde 1991, ocupando el lugar de su legendario tío, Nati, que en paz descanse. Sólo en raras ocasiones ha aceptado Berna enseñar a estudiantes o participar en talleres del mariachi, lo que hizo que su participación en el festival de San Diego de este año fuera aún más notable.

Antes de asistir a la ponencia sobre su carrera que se presentó el sábado por la mañana, la mayoría de los estudiantes no habían oído hablar de Berna Santiago. Pero una vez que supieron quién era, parecía que todos querían reunirse con él, hacerle preguntas y tomar fotografías a su lado. “Me hicieron muchas preguntas musicales y técnicas”, asevera Santiago. “Desgraciadamente, muchas de ellas requerían respuestas largas y demostraciones, así que de momento no podía darles una respuesta cabal. Pero los estudiantes fueron muy entusiastas y talentosos, y el evento fue bien organizado”, comenta.

En esta ocasión, Berna fue acompañado por su hijo menor, Julio. Muchos conocen a Julio como el violinista en silla de ruedas que ha sido integrante del Mariachi 2000 de Cutberto Pérez durante casi 25 años. Participando como ejecutante y maestro, Julio fue una inspiración para todos, ya que en ningún momento dejó que su discapacidad fuera un impedimento.

El actual festival del mariachi de San Diego es la secuela de un evento anual anterior, organizado por Mark Fogelquist entre 2003 y 2008. En 2009, el maestro Serafín Paredes tomó la iniciativa de perpetuar esa tradición, organizando talleres del mariachi en la preparatoria San Diego High School. Seis años más tarde, fundó un programa de mariachi en la Universidad de San Diego, y al poco tiempo la Cámara de Comercio de National City se unió como patrocinador del festival.

“Esperamos que este evento siga creciendo, tanto en número de estudiantes como en número de público asistente. Entre más apoyo comunitario haya, más motivación tendrán los estudiantes”, dice Serafín Paredes, director del festival.

La próxima edición de este importante festival ya está programada para la primera semana del mes de marzo de 2020. Para mayores informes, acude a www.mariachijuvenildesandiego.com.

Grupos ganadores

1er lugar: Mariachi Amanecer (Sunrise Mountain High School; Las Vegas, Nevada)
2o lugar: Mariachi Miztli (San Ysidro High School; San Ysidro, California)
3er lugar: Mariachi Alma del Cañón (Canyon Springs High School; North Las Vegas, Nevada)

Favor de dejar tus comentarios abajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *