Steeven Sandoval charla con la arpista Gabriela Fuentes

Gabriela Fuentes, arpista y directora de mariachi en la escuela McAulisse, tuvo el privilegio de entrevistar a Steeven Sandoval durante el campamento vocal de verano del Mariachi Extravaganza el año pasado. En esta entrevista leerá sobre los recuerdos favoritos de Steeven con el Mariachi Vargas de Tecalitlan, sus influencias y por qué le gusta cantar en la ducha! Steeven regresará a San Antonio en junio para dirigir el Campamento Vocal Anual de Verano del Mariachi Extravaganza. La inscripción ya está abierta, así que no se pierdan esta oportunidad única de aprender de uno de los mejores vocalistas de mariachi del mundo, Steeven Sandoval. 1. Como ¿Muchas canciones has compuesto?Bueno, no me considero un compositor, he escrito algunos. Las ideas te llegan cuando te inspiras. Actualmente tengo tres canciones que he escrito que han sido grabadas y tengo algunas más… esperando un día lluvioso.

2. ¿Qué consejo me daría si quisiera prepararme para unirme a un grupo profesional?

Mucha dedicación, por supuesto, práctica, pero una práctica de buena calidad, 1-2 horas sería genial, siempre y cuando esté concentrada. Pero sobre todo debes renunciar a tu instrumento.

3. ¿Quiénes son sus influencias e inspiraciones vocales?

Viviendo, tengo que decir Vicente Fernández, lo admiro mucho.

Pasado, Javier Solís, lo amé de verdad.

4. ¿Cuándo empezaste a cantar?

Honestamente, la ducha fue mi primer maestro; la acústica del baño es muy alentadora. No recuerdo exactamente cuándo empecé, pero era un niño pequeño.

5. 3. ¿Cuál fue tu primera canción que aprendiste a cantar?

El gran artista de la época era “Pedrito” Fernández, y aprendí todas sus canciones. Creo que la primera que aprendí fue… (Cantando)” Que te pasa Chiquita que te pasa…”si “La de la Mochila Azul”.

6. ¿Cuándo empezaste a tocar el violín?

En realidad, empecé tarde en la vida, era un chico obstinado que sólo quería jugar al fútbol. De hecho, recordé que una vez se me ocurrió una idea. Mientras practicaba el violín me grababa practicando escalas y ejercicios. Así que un día mis amigos me invitaron a jugar pero tuve que salir a escondidas. Así que decidí dejar la cinta tocando el violín y me escabullí con mis amigos. Me pareció una idea genial y me lo pasé muy bien con mis amigos. Cuando volví, encontré a mi madre sentada junto al reproductor de cintas en mi habitación, con la cinta todavía sonando, esperando mi regreso. Tenía miedo de que me golpeara, así que le ofrecí mi cinturón para que me perdonara. Tomó mi cinturón, pero no me golpeó. En vez de eso, me hirió con sus palabras; me miró y dijo con calma. “Steeven, espero que no pienses que soy estúpida, porque no puedes hacerme estúpida. Sólo tú puedes hacerte a ti mismo estúpido. Un día querrás tener una familia, pero ¿cómo vas a mantenerla?” Y se fue en silencio. Fue entonces cuando la realidad me golpeó y supe que vender perritos calientes por 50 dólares a la semana no iba a sostener mi futuro estilo de vida. Así que decidí dedicarme de verdad a mi instrumento a la edad de 14 años.

7. ¿Cuál fue tu inspiración para empezar con la música?

Bueno, por supuesto mis padres porque les encantaba, y yo los quiero mucho. Y el Mariachi Vargas. Mi padre era trompetista y vocalista, no solista, pero sabía cantar. Era dueño de un restaurante y cada seis meses el Mariachi Vargas venía a actuar allí. Recuerdo que me dijo: “El Mariachi Vargas vendrá esta noche, pero si vas a verlos, te quedarás despierto hasta tarde.

Y tendrás que ir a la escuela al día siguiente.” No me importaba en absoluto, tenía tantas ganas de verlos. Recuerdo que me acerqué a ellos en el autobús y lo magníficos que se veían cuando se bajaron. Caminaban con tanto prestigio en sus uniformes. Mi padre quería presentármelos, pero yo era un chico muy tímido. Literalmente me arrastraba por el suelo para que pudiera ir a saludar. Tuve que acostarme en el suelo a propósito para que me dejara ir. Estaba perfectamente contento de verlos desde lejos. Mientras se iban pasaron junto a mí, y Don Mario me dio una palmadita en la cabeza (entonces mi pelo era largo y de un color rojo brillante, ahora no tanto), y dijo riéndose: “¡Pareces la parte superior de una zanahoria!” Mi padre miró y dijo con una sonrisa “Ese es mi hijo”. Don Mario sonrió y se presentó formalmente ante mí. Después de esa experiencia, supe dónde quería terminar. Creo de verdad que Dios nos bendice en abundancia, y si lo pides sinceramente de todo corazón, te concederá lo que quieras. Y recuerdo haberle preguntado: “Dios, ahí es donde quiero estar, quiero jugar con ellos”. Años después nunca imaginé que cuando Don Mario se retirara, yo tomaría su lugar.

8. ¿Cuál ha sido uno de sus momentos más agradables mientras estuvo en el Mariachi Vargas?

Ha habido muchos buenos recuerdos mientras estuve en Vargas.

9. ¿Hay alguno que haya sobresalido más, o que se quede con usted?

Bueno, hubo una vez que fuimos a actuar a Praga, República Checa. Pensé para mí mismo “¿En serio? ¿Quién va a venir a vernos tocar aquí?” Como estábamos entre bastidores antes de nuestro show, me asomé desde el telón y sólo vi de cinco a diez personas en la audiencia. Me entristeció un poco ver tal población, pero sin importar si es una persona o miles, siempre damos lo mejor de nosotros. Momentos más tarde fue el momento de subir al escenario. Mi mandíbula cayó cuando se abrieron las cortinas, no podía creer lo que veía. No había un asiento vacío en la casa, por lo que mis ojos podían ver que había gente. Cuando terminaron de anunciarnos, el público se puso de pie y aplaudió. Entonces procedimos a tocar nuestro primer Popurrí de Sones. El público se quedó en silencio, tan silencioso que se podía oír caer un alfiler. Fue una experiencia totalmente diferente y al mismo tiempo un poco nerviosa. Tan pronto como sonó nuestra última nota, se pusieron de pie de nuevo y aplaudieron amablemente. Hombres y mujeres de alto rango, soldados y mucha gente influyente nos reconocieron con sus aplausos. Lo hicieron después de cada canción; se me puso la piel de gallina todo el tiempo. Fue bastante inolvidable.

10. ¿Habría habido otro grupo con el que hubieras tocado si no hubieras tocado con Vargas?

Me hubiera gustado experimentar jugar con algunos de los grupos de EE.UU. como Los Camperos y Sol de México, sin embargo la oportunidad nunca se presentó. Quizás es porque no tenía mi Visa o quizás porque no me conocían. Sin embargo, toqué con el Mariachi Juvenil Tecalitlan durante 7 años, luego con el Mariachi Azteca (que acompaña a Vicente Fernández en la gira) durante dos años. Luego volví al Mariachi Juvenil Tecalitlan por un año, y luego audicioné para el Mariachi Vargas.

11. ¿Cuánto tiempo más te habrías quedado con Vargas?

Me hubiera quedado toda la vida si pudiera, pero quería disfrutar de mi jubilación. Quería disfrutar del tiempo con mi familia en lugar de estar en la carretera. Y no quería ser demasiado viejo para que mi jubilación consistiera en estar en casa durmiendo todo el tiempo.

12. ¿Quién es tu equipo de fútbol favorito?

Bueno, ¿quién te gusta?

“Chivas”

Yo también, pero me han defraudado tanto, que ahora apoyo a Barcelona. Siempre amaré a mis Chivas, pero soy un fanático de Barcelona.

Steeven Sandoval dirigirá el 2º Campamento Vocal Anual de Verano de Mariachi Extravaganza del 24 al 28 de junio en el Centro Cultural de las Artes de Guadalupe. Llame a Sandra Guevara al 210-225-3353 para registrarse.

En la foto aparece Gabriela Fuentes con Steeven Sandoval y el instructor de mariachi Jerry Porras. Gabriela Fuentes es graduada de la Universidad de Texas Pan Am en Edinburg y vive y trabaja en San Antonio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *