Chencho Hernández fue uno de los grandes

Sep05

El extraordinario trompetista Crescencio “Chencho” Hernández, una de las figuras más coloridas, influyentes y polémicas de la música de mariachi, falleció a la edad de 71 años el 19 de julio de 2017 después de una larga lucha contra el cáncer. Entre los mariachis con los que tocó durante sus casi seis décadas de carrera se encuentran Los Camperos, Mariachi Águila, Mariachi Vargas, Los Galleros, Sol de México, Mariachi de América y los dos grupos que fundó: Los Gallos y Los Potrillos.

En el mundo del mariachi, Chencho fue muy admirado e imitado. Excepcionalmente talentoso, muy inteligente y articulado tanto en español como en inglés, Chencho era multifacético en extremo. Además de la trompeta, tocaba el piano y todos los instrumentos del mariachi, y era un destacado vocalista y showman en general. Sus múltiples talentos musicales incluían los de compositor, arreglista, director, productor, director de banda e ingeniero de grabación.

Crescencio Hernández Ledezma nació el 18 de junio de 1946 en el pueblo de Chapala, Jalisco, a la orilla del lago más grande de México, a una hora en coche al sur de Guadalajara. Sus padres, Esteban Hernández Montoya y María Eva Ledezma Calvillo, tuvieron ocho hijos en el siguiente orden: Pedro, Antonio, Crescencio, Humberto, Jesús, Guadalupe, Josefina y José. Crescencio, más conocido como Chencho, descendía de una extensa línea de músicos de mariachi que se remontaba a su tatarabuelo. Su familia inmediata constituye una de las dinastías más impresionantes en la historia de la música de mariachi.

La familia Hernández a mediados de los sesenta

En el sentido de las agujas del reloj: Antonio, Crescencio (†), Pedro, Humberto (†), Jesús, Guadalupe, Josefina, don Esteban (†), doña Eva (†), José.

Según Chencho, empezó a tocar el triángulo a los tres años, y más tarde se graduó para tocar el saxo (saxor) en la banda municipal de su pueblo. Su profesor de música era el líder de esa banda, José Odilón Navarro. El padre de Chencho, Esteban Hernández, tocaba en el Mariachi local de Chapala, y en 1949, su grupo encontró un trabajo estable en el pueblo fronterizo de Mexicali, Baja California. Toda la familia de Chencho se mudó allí, pero sus abuelos pronto lo trajeron a él y a sus dos hermanos mayores de vuelta a Chapala para vivir con ellos durante casi una década, una separación que más tarde describiría como traumática.

No fue hasta 1959, a la edad de 13 años, que los padres de Chencho finalmente lo trajeron de Chapala a Mexicali para vivir con ellos. Viendo que los mariachis trompetistas no eran muy solicitados, Esteban le compró a Chencho una trompeta, esperando que su hijo se interesara por ese instrumento. “¡En seis meses, ya había aprendido a tocarlo!” recordó su padre. Nadie podía creer que fuera posible dominar la trompeta en tan poco tiempo. Al cabo de un año, el joven Chencho tocaba con uno de los mejores mariachis de Mexicali.

Mariachi Los Camperos, circa 1964

Fila trasera: Crescencio Hernández, Pablo López. Fila media: José Ordaz, David Coronado, Natividad Cano. Primera fila: Ricardo González, Febronio Cobarrubias, Clemente Delgadillo.

A la edad de 15 años, Chencho se había mudado a Los Ángeles, donde tocaba junto a su padre en el Mariachi Águila, uno de los mejores grupos del sur de California en ese momento. Nati Cano pronto se dio cuenta de las habilidades de Chencho, y en 1962 invitó al precoz adolescente a Los Camperos, un mariachi del que había asumido recientemente la dirección. Después de un año con el grupo de Nati, Chencho volvió al Mariachi Águila, la principal competencia de Los Camperos en ese momento. El director musical de Águila era Pepe Martínez, que más tarde fundaría el Mariachi Nuevo Tecalitlán y dirigiría el Mariachi Vargas de Tecalitlán. En su segunda etapa con el Mariachi Águila, Chencho se emparejó en trompeta con su hermano mayor Pedro, más tarde conocido como “Pedro Rey”.

El Mariachi Águila a mediados de los años 60

Primera fila: José Martínez, Pedro Hernández. Fila del medio: Crescencio Hernández, Esteban Hernández, Jesús Montijo, Luis Aguilar.Fila inferior: Roberto Gutiérrez, Miguel González, Rafael Aguilar.

A mediados de la década de 1960, el Mariachi Vargas estaba pasando de un solo de trompeta a un dúo de trompetas, y continuamente probaba diferentes trompetistas. En 1966, invitaron al hermano de Chencho, Pedro, a reemplazar al legendario Cipriano Silva, que se había vuelto poco confiable debido a la excesiva bebida. Después de probar diferentes segunderos, Pedro convenció al director musical Jesús Rodríguez de Híjar para que incorporara al grupo a su hermano menor, Chencho. Ya con una excelente relación musical desde su reciente estancia juntos en el Mariachi Águila, los dos hermanos fueron bien recibidos en el Mariachi Vargas. “Pedro y Chencho tenían personalidades completamente opuestas, pero se complementaban perfectamente. “Eran como el yin y el yang,” dice su hermano, José.

Rubén Fuentes recuerda a los hermanos Hernández como el primer dúo de trompeta del Mariachi Vargas que le gustó personalmente. De todos los dúos de trompeta que el grupo audicionó durante esa época, recuerda: “Tenían la mejor relación, y yo escribí arreglos específicos para aprovechar sus cualidades; Pedro en la primera, Chencho en la segunda. Armonizaron bellamente, más expresivamente que cualquier dúo anterior.”

Federico Torres, trompetista durante medio siglo con el Mariachi Vargas, que actuó y grabó extensamente con ambos hermanos, aclara que mientras que Chencho era, con mucho, el más competente técnicamente de los dos, Pedro estaba naturalmente dotado de un tono extraordinariamente bello. “De todos los hermanos Hernández que tocaban la trompeta [Pedro, Toño, Chencho y José], Pedro siempre tuvo el sonido más atractivo. Es básicamente un don con el que se nace, en contraposición a algo que se adquiere”.

Pero el magnífico tono de Pedro causó inadvertidamente la discordia entre los dos hermanos. Así es como cuenta la historia:

Al regresar a Los Ángeles después de su estadía inicial con el Mariachi Vargas, Chencho formó su propio conjunto, Mariachi Los Gallos, que incluía a su padre y a su hermano Antonio. Chencho pronto dejó ese grupo, pero continuó sin él. Cuando les prohibió usar el nombre de su grupo, lo cambiaron a Mariachi Los Galleros, y su hermano Pedro eventualmente tomó el liderazgo. Al dejar el grupo original, Chencho organizó un nuevo Mariachi Los Gallos compuesto por músicos muy jóvenes. El vihuelista José “El Pozole” Arellano, miembro fundador de la encarnación juvenil de Los Gallos, recuerda: “Me incorporé alrededor de octubre de 1968. Chencho había regresado recientemente de México. Bajo su dirección, tocábamos cinco días a la semana, de 3 a 7 pm, en un restaurante llamado Casa de Fritos, en la sección Frontierlandesa de Disneylandia. Nati Cano abrió su restaurante por esa época, y por las noches solíamos tocar en La Fonda para sustituir a Los Camperos cuando tenían compromisos fuera de la ciudad o se iban de gira.”

En 1966, durante su primer período con Vargas, Chencho había grabado varias canciones como invitado en el álbum futurista autotitulado Mariachi Los Monarcas. Una de las selecciones de ese LP era “La Bikina”. Chencho montó esta novedosa pieza con Los Gallos, y la grabaron en un sencillo de 45 rpm que recibió difusión regional, antes del famoso lanzamiento de esa canción por parte del Mariachi Vargas.

Cortesía de la Fundación Arhoolie

A finales de los años 60, Chencho disolvió el Mariachi Los Gallos y regresó a México para tocar con el Mariachi Vargas una vez más, donde su hermano Pedro ahora tocaba la guitarra, y a veces la trompeta. Vargas cambió de trompetistas con extrema frecuencia durante ese período.

Miembros del Mariachi Los Galleros posan con miembros del Mariachi Vargas entre bastidores en el Teatro del Millón de Dólares, alrededor de 1969. Ambos mariachis estuvieron en el mismo show ese día. El joven José aún no era un músico de mariachi.

De izquierda a derecha: José Hernández, Humberto Hernández, Heriberto Molina, Esteban Hernández, Crescencio Hernández, Pedro Hernández, Antonio Hernández.

Mientras que Pedro y Chencho tenían personalidades opuestas, Cipriano y Chencho eran quizás demasiado parecidos. Ambos eran muy competitivos y tenían mechas cortas. No es sorprendente que los dos nunca se llevaran muy bien. Musicalmente hablando, sin embargo, hacían una increíble combinación. Algunas de las grabaciones más memorables de esa época se hicieron con Chencho y Cipriano a dúo. Un álbum de esta época que se destaca por encima de todos los demás es el icónico El Cantinero, de José Alfredo Jiménez, un favorito personal de innumerables músicos de mariachi y aficionados de hoy en día. Manuel Valle “El Chivo”, probablemente el trompetista de mariachi más grabado de todos los tiempos, lo considera su favorito personal: “En mi opinión, es el mejor álbum ranchero de todos los tiempos, con uno de los dúos de trompeta de mariachi más sobresalientes que se hayan grabado.”

Este lanzamiento de 1971 de RCA Víctor con Chencho es considerado uno de los mejores discos de mariachi de todos los tiempos.

Cipriano no permaneció mucho tiempo durante su última etapa con el Mariachi Vargas (1970-71), y durante un año más o menos después de su partida (1971-72), Rigoberto Mercado tocó a dúo con Chencho, quien más tarde se referiría a Rigo como el mejor segundero con el que había trabajado. Mercado también habla muy bien de Hernández. Después de que Chencho se fue, la época de inestabilidad de la trompeta del Mariachi Vargas terminó, y el dúo de Federico Torres y Rigoberto Mercado continuó ininterrumpidamente durante más de 20 años.

Después de dejar a Vargas por última vez en 1972, Chencho regresó a Los Ángeles, donde básicamente pasó las dos décadas siguientes alternando entre Los Camperos, su propio grupo, y, con menos frecuencia, Los Galleros. A mediados de los 70, había reorganizado Los Gallos, y estaban de vuelta en Disneylandia. Los Gallos era un importante campo de entrenamiento para muchos músicos en ciernes, entre ellos los hermanos menores de Chencho. Jesús y José adquirieron su primera experiencia en Los Gallos durante el verano de 1975, mientras ambos estaban de vacaciones escolares. Su hermano Humberto había comenzado una década antes, en la encarnación original de la banda.

Mariachi Los Camperos, circa 1978.
Una de las últimas fotos que Chencho tomó con Los Camperos.

Fila trasera: Pablo López, Eduardo González, Arthur Gerst, Natividad Cano, Luis Damián, Arturo Palacios.
Primera fila: Rebecca Gonzales, Manuel Vásquez, Febronio Covarrubias, Roberto Gutiérrez, Crescencio Hernández, José Luis Salinas.

Los Gallos se reagruparon de nuevo a mediados de los años 80 y fueron uno de los actos principales del festival de mariachis de los Estudios Universales de 1986. Entre los años 1990-1992, Chencho fue uno de los primeros miembros del Mariachi Sol de México. Durante un par de años, a mediados de los 90, revivió el Mariachi Los Gallos para lo que sería la última reencarnación del grupo. Aunque no era un conjunto estable, Los Gallos de Crescencio Hernández existió intermitentemente por más de cuatro décadas.

Chencho en Disneylandia a finales de los 70, actuando bajo el nombre artístico de “Antonio Bravo”.

Chencho podía ser definitivamente impaciente e hipercrítico, pero también podía ser carismático y encantador, y tenía un gran número de amigos, estudiantes y admiradores. Aunque había estado casado varias veces, Chencho era soltero en el momento de su muerte. Le sobreviven 10 hijos – Maricela, Crescencio Jr., Mónica, Andrea, Michelle, René, Steven I, Joseph, Steven II y Claudia – y numerosos nietos y bisnietos.

El cantante Lucha Villa fue uno de los muchos artistas que Chencho acompañó durante su carrera.

A principios de los años 90, Chencho se trasladó permanentemente a México, estableciendo residencias simultáneas en Chapala y Guadalajara. En 1992-93, él y su hermano Antonio tocaron la trompeta en el mariachi de Vicente Fernández, un grupo de León, Guanajuato irónicamente llamado Mariachi Chapala. Después de un año, los hermanos se cansaron del viaje de tres horas a León y dejaron el grupo. En esa época, el hijo de Vicente, Alejandro, había lanzado recientemente su propia carrera como cantante, y Vicente le aseguró a Chencho una posición como director musical de su hijo. El tema original de Chencho “El Potrillo” fue lanzado en el CD de Alejandro Fernández de 1995 “Que Seas Muy Feliz”. Permaneció con Alejandro durante aproximadamente un año.

Ya sea que esté empleado formalmente o no, Chencho siempre se mantuvo activo musicalmente. En Guadalajara, dio clases particulares y ensayó con varios grupos, incluyendo Las Perlitas Tapatías, Mariachi Cuahutémoc y Mariachi Los Toritos. Dio talleres y clases magistrales en lugares tan lejanos como Colombia. Construyó su propio estudio de grabación, grabó como invitado con otros grupos, y arregló y produjo dos CDs propios, así como producciones para otros artistas. Entre 2000 y 2003 dirigió su propio conjunto, el Mariachi Los Potrillos, que se convirtió en un campo de entrenamiento para los músicos que más tarde se unirían a los mariachis Sol de México, Internacional Guadalajara, Los Pérez, y otros grupos de renombre. En 2005, grabó y realizó una gira con el famoso Mariachi de América de Jesús Rodríguez de Híjar.

Chencho era un estudioso innato. “De toda nuestra familia, Chencho era de lejos el más disciplinado”, afirma el hermano José. “Fuera del trabajo, Chencho realmente no tenía vida social. Pasaba todo el tiempo perfeccionándose en su oficio.” Una vez le pregunté a Chencho de dónde adquirió su inusual grado de disciplina, y lo atribuyó a Nati Cano. “Todo lo que aprendí que valía la pena”, me aseguró, “lo aprendí de Nati Cano”.

Chencho y Nati Cano

La erudición de Chencho no se limitaba a la música. Estaba constantemente estudiando nuevas disciplinas. Obtuvo un título de AA en Etimología de Lenguas en el Colegio Río Hondo y tenía certificados en Ingeniería de Audio, Tecnología Informática, Bienes Raíces y Reparación de Automóviles. Había estudiado arreglos en la Escuela de Música de Dick Grove y estaba terminando sus requisitos para matricularse como estudiante de música en la Universidad Estatal de California, Los Ángeles cuando su salud deficiente saboteó esos planes.

Crescencio Hernández fue -y sigue siendo- una inspiración para innumerables trompetistas de mariachi. Su hermano José le atribuye el haber elegido ese instrumento:

Chencho tenía tres influencias primarias de la trompeta: Estilísticamente, fue Miguel Martínez y Cipriano Silva. Dominaba los estilos de esos dos y los complementaba. Técnicamente, fue Rafael Méndez, particularmente en el área de la articulación. “Una cosa que siempre distinguió a Chencho fue su precisa articulación”, dice su hermano José. Además de esos tres, Chencho tenía ciertas influencias de jazz y pop, como Harry James y Herb Alpert. Fue uno de los primeros en introducir los estilos de trompeta de jazz y pop en la música de mariachi. “Enriqueció el vocabulario de la trompeta del mariachi”, dice José. “Chencho fue el trompetista de mariachi más completo de su época”, añade el hermano Antonio. Aquellos que deseen explorar la amplia gama de dimensiones estilísticas de Chencho están invitados a escuchar los enlaces de audio y video al final de este artículo.

Criado como católico, a principios del milenio Chencho se convirtió en un cristiano evangélico “nacido de nuevo”. Uno pensaría que esta nueva religión habría templado su impaciencia y suavizado su afilada lengua, pero sólo lo hizo en un grado limitado. Jesús Hernández considera que la crítica descarada de Chencho a los demás es producto de la negativa de su hermano a decir pequeñas mentiras blancas por cortesía: “Chencho siempre fue una persona muy directa. Si le sugerías que fuera más diplomático, él respondía: ‘La Biblia dice que siempre digas la verdad, ¡y yo estoy diciendo la verdad!'”

En el verano de 2013, Chencho fue diagnosticado con cáncer de próstata. Después de la cirugía, su enfermedad entró en remisión, sólo para volver dos años después. Aunque su salud fue decayendo gradualmente, su fe y su voluntad de vivir se mantuvieron fuertes hasta el final. Practicó su trompeta diariamente hasta que le fue físicamente imposible hacerlo, e incluso en los últimos meses de su vida, continuó dando clases de trompeta a través de Skype.

Más de 300 personas asistieron al funeral de Chencho el 24 de julio de 2017 en el Rose Hills Memorial Park en Whittier, California. Al menos 100 de ellos eran músicos de mariachi uniformados, incluyendo miembros de Sol de México, Reyna de Los Ángeles, Los Camperos, Internacional de México, Los Reyes, y ex miembros de Los Galleros.

Timoteo “Tello” González canta su último adiós a Chencho

No importa dónde sitúes a Chencho Hernández en el panteón de los músicos de mariachi fallecidos, él era definitivamente uno de los grandes. En nombre de toda la comunidad de mariachis, mariachimusic.com extiende sus más sinceras condolencias a la familia Hernández por su irreparable pérdida. Que nuestro querido amigo y compañero descanse en paz eterna. Se le echará mucho de menos.

-Jonathan Clark

Por favor, deje sus comentarios a continuación

PROGRAMAS Y CONCIERTOS

Alejandro Fernández “La Enramada” (Chencho de solista)
https://youtu.be/6UR593OLV68

Vicente Fernández “Usted” (Chencho 1ª, Toño Hernández 2ª)
https://youtu.be/Hv2WW6FEqmU

Mariachi de América de Jesús Rodríguez de Híjar Popurrí de Guadalupe Trigo (Chencho de solista con Felipe San Agustín y Jesús Villegas, trompetas)
https://youtu.be/iMiit8BG8Ao

Mariachi Sol de México “Celos” (Chencho de solista; José Hernández, José Manuel Ramírez y Santiago García, trompetas) 1997
https://youtu.be/wE5l7_7H7uk

Mariachi Sol de México “Paloma Negra” (canta Chencho; José Hernández y Jorge Contreras, trompetas)
https://youtu.be/wZZm5zhO5Gw

Mariachi Sol de México “Homenaje a Nuestra Madre” (Pedro, Toño, Chencho y José Hernández, trompetas)
https://youtu.be/8XYsvR0IVPI

Mariachi Sol de México Popurrí España (Chencho de solista) 1997
https://youtu.be/WU5uJ4odZQE

Mariachi Sonidos de América “Cuando Vivas Conmigo” (canta Chencho; Francisco Xavier Serrano “el Loco” y Francisco “Paco” Aguilar, trompetas)
https://youtu.be/dAYlMGQmyyY

Mariachi Sonidos de América “La Gitana” (Chencho de solista; Francisco Xavier Serrano “el Loco” y Francisco “Paco” Aguilar, trompetas))
https://youtu.be/leEly4fWGt8

Mariachi Sonidos de América “Oh, Gran Dios” (Chencho de solista; Francisco Xavier Serrano “el Loco” y Francisco “Paco” Aguilar, trompetas)
https://youtu.be/0ddrGPbHHQ4

Mariachi Los Potrillos “Las Trompetas del Diablo” (Chencho de solista con César Becerra, Martin Díaz y Jorge Contreras, trompetas)
https://youtu.be/3vgOD6LUdQk

GRABACIONES DE SONIDO

Felipe Arriaga “Fina Estampa” 20 de mayo de 1972
https://youtu.be/e9Am-2uzxcA

Charro Avitia con el Mariachi Vargas “Ya lo Pagarás con Dios” (Pedro y Chencho)
https://youtu.be/PdbUk3_5gIE

Aída Cuevas y Vicente Fernández “Quiéreme Mucho”
https://youtu.be/tjghZ8yxso8

Yolanda del Río con el Mariachi Vargas “La Hija de Nadie” 21 de enero de 1972
https://youtu.be/QmTfa7_C-VA

José Alfredo Jiménez con el Mariachi Vargas “Gracias” (Chencho 1ª, Cipriano 2ª) mayo de 1972
https://youtu.be/w9zyMMa0D-M

Mariachi de América de Jesús Rodríguez de Híjar “La Nueva Guadalajara” (arreglo y composición de Chencho)
https://youtu.be/C4cAdBrbdD8

Mariachi Águila “Los Machetes” (Pedro y Chencho) circa 1964
https://youtu.be/vLzH9uu6DOA

Mariachi Nuevo Tecalitlán “Mi Amor es Una Trompeta” (Chencho toca las tres trompetas) circa 2006
https://youtu.be/UYiGZBbgUII

Mariachi Vargas de Tecalitlán “Desengaño” (Pedro 1a, Chencho 2a) enero de 1967
https://youtu.be/f0F1HXcUHZc

Mariachi Vargas de Tecalitlán “Duda” (Pedro 1a, Chencho 2a) enero de 1967
https://youtu.be/wz0gGk2GJlM

Mariachi Vargas de Tecalitlán “El Faisán”(Chencho 1ª, Jesús Córdoba 2ª) enero de 1967
https://youtu.be/GWrd57qXW2Q

Mariachi Vargas de Tecalitlán “Tristes Jardines”. “(Chencho 1ª, Jesús Córdoba 2ª) enero de 1967
https://youtu.be/d_p9fnKK0Xg

Pedro Rey con Los Galleros “Grande, Grande” (Chencho de solista)
https://youtu.be/1lUwKcFJ30E

Gerardo Reyes “Sin Fortuna” 22 de mayo de 1972
https://youtu.be/zPK11PlFTWg

Rubén Rodríguez y sus Reyes de Guadalajara
Tequila y crema (1966)
https://youtu.be/P-DXyzbHD8Q

Rubén Rodríguez y sus Reyes de Guadalajara
El sonido completamente fantástico y totalmente increíble de… (1966)
https://youtu.be/NmK93jJlQ08

Roberto Sasián y su órgano con el Mariachi Vargas “El Jinete” (Chencho de solista)
https://youtu.be/6hSdayDdl5I

Mariachi de América de Jesús Rodríguez de Híjar Popurrí de Guadalupe Trigo (Chencho de solista)
https://youtu.be/iMiit8BG8Ao

Alberto Vásquez con el Mariachi Vargas “Qué Suerte la Mía” (Chencho 1a, Rigoberto Mercado, 2a)
https://youtu.be/LfGuTd7isHo

Alberto Vásquez con el Mariachi Vargas “Rogaciano el Huapanguero” (Chencho 1a, Rigoberto Mercado 2a)
https://youtu.be/FSV0Z3yotno

Lucha Villa con el Mariachi Vargas “Mi Ciudad” (Chencho 1a, Rigoberto Mercado 2a)
https://youtu.be/LsMOf21ohwE

Lucha Villa “No te Arrepientas” (Chencho de solista con el dúo de Federico Torres y Rigoberto Mercado)
https://youtu.be/Q-TAVgNj38w

Lucha Villa con el Mariachi Vargas “Te Traigo las Flores”
https://youtu.be/1m_ONXgxlaI

Mensajes relacionados

17 Comentarios

  1. Chuy Rodr!guez 6 de septiembre de 2017 a las 9:22 am – Respuesta¡Qué gran artículo para honrar la vida del gran maestro Crescencio “Chencho” Hernández! Tuve la gran fortuna de ser su alumno, pero sobre todo, su amigo. Siempre ocupará un lugar especial en mi corazón durante toda mi carrera de música de mariachi.
  2. Jorge Contreras (Mariachi Sol de México) 7 de septiembre de 2017 a las 5:15 pm – RespuestaHablar de “don Chencho” Hernández, como lo llamaban mis hermanos Juan José, Cristóbal y yo, es sin duda algo muy especial para nosotros. Desde los 13 años emigré a Chapala, Jalisco, donde tuve la fortuna de conocerlo. Cuando le pedí que si podía darme clases de trompeta, con gran emoción me dijo que sí. Después él hizo el Mariachi Los Potrillos de Crescencio Hernández, en el cual hizo una nueva familia con mis compañeros de los que tengo tantos recuerdos tan bonitos. Tuve la fortuna de conocerlo como músico y como amigo, y eso nunca lo voy a olvidar. Estoy muy agradecido con don Chencho, porque gracias a él soy lo poquito que he logrado como trompetista y como músico. El día 19 de julio de 2017 sin duda quedará marcado como día de luto para muchos de nosotros.Gracias, don Chencho, por todo lo que nos enseñó, por todos los consejos, regaños, toda la disciplina, todo lo musical que me dio a mí, a mis hermanos y ex compañeros: la familia del Mariachi Los Potrillos.En paz descanse y Dios lo tenga en su santa gloria.Atte: Jorge Contreras Cruz
  3. Rebecca Gonzales 8 de septiembre de 2017 a las 2:55 am – RespuestaEl mundo del mariachi perdió a un gran músico en Chencho Hernández. Tuve el gran placer de tocar con Chencho todas las noches en la Fonda de Los Camperos durante varios años, y nunca olvidaré su maravilloso toque de trompeta, su profesionalismo y su amistad. Me trató como a un igual, con amabilidad y respeto, y siempre tendrá un lugar especial en mi corazón. Mis condolencias a la familia Hernández.
  4. Mariachi Perla (España) 10 de septiembre de 2017 a las 3:58 am – RespondeDescanse en paz, maestro. Saludos desde Madrid para todos los compañeros del mariachi.
  5. Jorge Ibarra Márquez (Sony Music México) 10 de septiembre de 2017 a las 10:14 am – RespondeMi querido Johnny, excelente semblanza que hizo sobre el gran músico jalisciense, Chencho Hernández. Desconocía varias cosas que ahí comenta sobre su trayectoria. ¡Te felicito de verdad!
  6. María Padilla (Hermanas Padilla) 10 de septiembre de 2017 a las 3:58 pm – ReplyYo conocí a Chencho en el Million Dollar Theater cuando tenía como 16 años. Era un jovencito amable y correcto. Tocaba trompeta con el grupo de Nati Cano. Me tocó conocerlo por la razón de que en esa variedad estaba el Dueto Azteca, formado por mi esposo Memo Quintero y yo, y nos acompañaba el Mariachi Los Camperos. Hicimos varias grabaciones con Los Camperos y en México también me tocó verlo en el Mariachi Vargas, que también nos acompañó en varias grabaciones y ahí estaba Chencho.Mi esposo Memo y yo casi íbamos cada fin de semana a cenar o en La Fonda o en El Rey. A veces Chencho andaba con Los Camperos, a veces con Los Galleros, y seguido iba a México. Duraba muy cortas temporadas con los grupos. Una de las canciones que más seguido cantaba era Paloma Negra. Quiero decir una cosa: Lola Beltrán fue la que dio a conocer la canción, pero quién le daba la mejor interpretación era Chencho. No sólo la cantaba, sino la interpretaba. Era muy buen trompetista y cantante. Se sentía profundamente lo que él cantaba y lo que tocaba en la trompeta. Chencho fue muy amable con nosotros y mi esposo Memo y yo siempre le consideramos como un hijo. Siempre que nos encontrábamos, nos dábamos nuestro abrazo y le preguntábamos “¿Cómo has estado, mi hijo?” Siempre lo grabaré con mucho cariño. ADIÓS, MI HIJO…. María Padilla
  7. Lalo García 10 de septiembre de 2017 a las 10:20 pm – RespuestaDespués de haber leído tu narración acerca de Checho, le doy más sentido a lo que conviví con él durante su estancia con Los Camperos. Gracias, Joni, por compartirnos su trayectoria. Saludos.
  8. Daniel Fausto 11 de septiembre de 2017 a las 7:52 am – RespuestaMaravillosa biografía de un gran artista con afectos y defectos de todo ser humano, una trayectoria de disciplina y de sueños.Descansa en paz, querido Chencho.
  9. Crescencio Hernández Jr. 14 de septiembre de 2017 a las 4:58 pm – RespuestaJohnny, gracias por este maravilloso artículo. Sé que has trabajado mucho en él. Se nota de verdad, y estoy eternamente agradecido. Como todos sabemos, mi padre era muy, muy talentoso y muy trabajador, muy dedicado a su oficio. Siento que has capturado la esencia de su vida en este artículo. Aprecio todas las condolencias y buenos deseos de todos los que hicieron comentarios. En nombre de mi familia y mío, una vez más, ¡muchas gracias! Su amigo de siempre, Chencho Jr.
  10. Patricia Guerrero 14 de septiembre de 2017 a las 7:51 pm – RespuestaArtículo maravilloso, Jon. Gracias por la perspectiva histórica de un gran músico, uno de los “dinastía Hernández”. Lo disfrutamos mucho y esperamos más artículos suyos.
  11. Cassandra Trejo 18 de septiembre de 2017 a las 3:28 pm – RespondeMi querido amigo Jonathan,Cuando se trata de palabras y detalles sobre cualquier cosa que tenga que ver con la historia en el mundo de los mariachis, sabes cómo capturar la esencia de una persona. Para los que conocimos al artista sobre el que escribes, y para los que no tuvieron la placidez de su conocimiento, nos llevas a través de un viaje por el carril de la memoria… A veces no nos tomamos el tiempo de conocer a gente con historias tan asombrosas cuando todavía están aquí con nosotros, y para los que no lo hicieron, dejas que todos sepan lo que se perdieron y lo grandes que son esas personas. Este increíble trabajo que has hecho tomó tiempo y mucho esfuerzo y amabilidad… Recuerdo cuando fuimos a Chapala a la casa de Chencho y nos llevó a su restaurante favorito. Ustedes estaban rememorando en fotografías y tenían muchas anécdotas… Eran tiempos especiales. Me imagino lo difícil que fue para ustedes escribir estas hermosas palabras sin lágrimas en los ojos, pues yo estaba presente cuando les dijo lo mucho que su amistad significaba para él… Para todos los que conocimos al maestro Chencho, no era de los que mostraban mucha emoción, pero era muy expresivo a la hora de decir lo que pensaba sobre el tema de la música. Eso es lo que lo hizo ser quien era… Maestro Chencho, gracias por sus consejos. Se le extrañará, pero nunca se le olvidará. Jonny, qué hermosos trabajo. Un abrazo y gracias por ser el que nos da la historia de nuestros maestros de la música más bella del mundo, la Música del Mariachi.Buenavibra musical. Bendiciones. Con cariño, Tu amiga, Cassandra Trejo…
  12. Antonio Covarrubias 3 de octubre de 2017 a las 2:46 pm – RespuestaTrabajé con Chencho en los 90’s, en el Mariachi de América. Recién llegaba de Estados Unidos y Don Jesús lo integró al Mariachi de América, a pesar de que eran tres trompetas: Manuel del Real (el árabe), Gustavo Alvarado y Chencho. Sólamente fueron algunos meses con tres trompetas. Al poco tiempo, Gustavo fue invitado al Vargas y Chencho se quedó con Manuel como pareja… En esos meses se grabó el disco de Aída Cuevas llamado “Te traigo ganas”, así como de otros cantantes y algunos programas de televisión en los cuales apreciamos la participación de Chencho.Me tocó conocer su alto y directo nivel de opinión, no se guardaba lo que pensaba, pero lo más sobresaliente era su nivel de ejecución.Es lamentable la muerte de toda persona, pero Chencho nos deja un legado que impedirá que muera en nuestra memoria e historia musical. Que Dios lo guarde y sólamente puedo decir en la distancia que tenga un eterno descanso. Condolencias para su familia y condolencias también para toda la familia del mariachi. Descanse en paz.
  13. Chuy Rodríguez 9 de noviembre de 2017 a las 7:47 am – Responde Querida Cynthia, no tengo el honor de conocerte en persona todavía. Sin embargo, siendo un músico de mariachi de toda la vida y un compañero tejano, soy consciente de las muchas cosas grandes que has hecho para promover la música con la que crecí y por la que también tengo una profunda pasión. La razón por la que me pongo en contacto con usted es para expresarle mi gratitud por el artículo que encargó sobre mi gran maestro Crescencio Hernández. Me puse en contacto con mi buen amigo Johnny Clark para agradecerle lo bien escrito que estaba el artículo, y él compartió conmigo que usted lo había encargado personalmente. Tuve la gran fortuna de ser estudiante y alumno de Chencho, y de haber compartido grandes recuerdos con él durante los dos últimos años de su vida. La grabación de las voces del último álbum arreglado y dirigido por él fue la más memorable de todas. Mientras me preparo para lanzar mi álbum en los próximos meses, reflexiono sobre la gratitud que tengo por mi maestro, pero también por la gente que continúa honrando y respetando su legado, y tú estás entre esas personas. Cuando lance oficialmente este álbum, será un honor compartir la última obra maestra de Chencho con ustedes. Una vez más, gracias por todo lo que hacen para promover nuestra querida música de mariachi, y espero tener la oportunidad de conocerlos en un futuro próximo. Sinceramente, Jesús “Chuy” Rodríguez
  14. Toro 14 de abril de 2018 a las 4:10 am – ReplyBeautiful article. Mi Tío Chencho fue la inspiración de innumerables músicos de mariachi. Él fue la razón por la que elegí tocar la trompeta también… Gracias, Tío Chencho. Descanse en paz.
  15. Erica Delgadillo 4 de mayo de 2018 a la 1:46 pm – RespuestaLamentar la muerte de su padre. Mi nombre es Érica Delgadillo. Soy la hija de Clemente Delgadillo. Qué hermoso artículo. Tiene unas fotos muy bonitas. Me preguntaba si tiene alguna más de mi padre. Desafortunadamente, falleció demasiado joven, pero me encanta encontrarme con artículos y ver la cara de mi padre de vez en cuando.
  16. Edson Padilla 13 de noviembre de 2018 a las 6:47 pm – ReplyTuve el honor de estar 9 años bajo su batuta. Soy el alumno que más años estudió con él, prácticamente viví mi infancia en su casa de Guadalajara. Conocí su modo de estudiar, que iba mucho más allá de la simple disciplina, para él era un modo de vida. Estudiar para él era costumbre casi como comer. Lo vi trabajar en el estudio en su última producción, desde que comenzó a mostrarme los arreglos en Encore hasta que los ponía en el atril para los músicos. Tuve la fortuna de que hiciera para mí un disco de 10 temas, 8 de su composición, y pues obviamente todos los arreglos de él. Dos años de trabajo duro en el estudio de su mano, jornadas de días enteros escuchando sus consejos, sus regaños, pero también aprendiendo de su maravilloso buen gusto. Aprendí tanto de él sin saber quién era. ¡Hasta hoy en día que veo toda esta información en internet es cuando me doy cuenta! Gracias por compartir el legado de a quien yo con todo respeto llegué a llamar papá.
  17. Jessie S Fletes 5 de octubre de 2019 a las 12:24 pm – RespuestaErica Delgadillo, mi padre Benito Fletes y tu papá Clemente eran compadres. Tu papá era mi Dios Padre. Tu papá solía ser miembro del Mariachi Águila y también lo era mi padre Benito. Mi padre solía ser la trompeta del Águila. Recuerdo cuando tu padre falleció. Mi nombre es Jessie S. Fletes, vivo en Lompoc, Ca. Mi padre murió el 27 de agosto de 2017. Grandes músicos. Chencho Hernandez trabajó con mi padre antes de que mi padre se mudara con toda la familia a Lompoc en 1963. ¿Dónde vives? Tengo 71 años. Me gustaría saber de ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *