Entrevista con Julio Martínez – Música de Mariachi

Este diciembre, después de más de 22 años con el Mariachi Vargas de Tecalitlán, Julio Martínez dará su último adiós a “El Mariachi más grande del mundo”. Como parte del concierto del Mariachi Vargas el viernes 2 de diciembre de 2017, en el Teatro Lila Cockrell de San Antonio, el Mariachi Vargas Extravaganza reconocerá a Julio por sus vastas contribuciones al Mariachi Vargas y al arte del arpa de mariachi. En la siguiente entrevista, Julio habla sobre su permanencia en el Mariachi Vargas, el papel del arpa en la música de mariachi, y sus planes para el futuro.

Julio con el Mariachi Vargas de Tecalitlán

Jonathan Clark (JC): Desde tu perspectiva, Julio, ¿cuál ha sido el papel tradicional del arpa en el Mariachi Vargas?

Julio Martínez (JM): Bueno, cuando entré en Vargas en agosto de 1995, el arpa se consideraba un instrumento suplementario que se utilizaba para reforzar el bajo, tocar acordes, y llenar introducciones ocasionales o adornos que no estaban cubiertos por las trompetas o los violines. No era un instrumento esencial, a diferencia de cuando se formó el grupo en 1898. En aquel entonces, era una parte fundamental del conjunto, llevando tanto la melodía como la línea de bajo, acompañado de una guitarra de golpe y dos violines. Así que al principio, el arpa era indispensable en el Mariachi Vargas. Pero con el tiempo, a medida que se añadían más instrumentos, fue quedando relegada al papel de instrumento adicional u opcional.

JC: En los 22 años que llevas en el Mariachi Vargas, ¿cómo ha cambiado el papel del arpa en ese grupo?

JM: Una de mis mayores satisfacciones es que, debido a mis esfuerzos, grandes o pequeños, el arpa ahora juega un papel más importante en el Mariachi Vargas. Antes de entrar al grupo, el público prestaba atención a las voces y a los otros instrumentos, pero el arpa apenas brillaba y rara vez llamaba la atención. En cambio, después de que me uní a Vargas, la gente comenzó a dirigir sus ojos hacia el arpa.

JC: Me dijiste que cuando empezaste a tocar con el Mariachi Vargas, era algo raro que un mariachi tuviera un arpa, y más raro aún que los aficionados al mariachi prestaran atención a ese instrumento.

Exacto. Sabes que mi primer mariachi fue el Sol de México. Cuando me uní a ellos en 1989, los únicos mariachis famosos que tenían arpa eran Los Camperos, América y Vargas. No fue hasta después de que entré en Vargas en el 95 que otros grupos empezaron a integrar el arpa con más frecuencia. ¿Por qué? Porque se dieron cuenta de que el instrumento era capaz de llevar más melodía que una simple introducción o un adorno en La Bamba o en el Huapango de Moncayo. Se dieron cuenta de que podía hacer muchas más cosas. Así que me da un gran placer ver que hoy, 22 años después, un alto porcentaje de los grupos de mariachis de todo el mundo tienen el arpa.

Con el Mariachi Sol de México y Amalia Mendoza, alrededor de 1989

JC: Dices que después de que entraste en el Mariachi Vargas, mucha gente empezó a notar el arpa por primera vez. Pero en ese entonces, sólo algunos de los números del grupo contenían un solo de arpa que te permitía destacar. ¿No es cierto?

JM: Sí. Por ejemplo, el Violín Huapango ya había sido grabado por mi predecesor, Arturo Mendoza, y su solo me sirvió de punto de partida. Pero lo amplié, agregando más adornos para hacerlo más espectacular, y eso llamó la atención de la gente. Mi idea siempre ha sido hacer el arpa más espectacular. Por ejemplo, cuando don Pepe Martínez me dijo: “Hagamos un arreglo para Carmentea” (una canción colombiana), traté de hacerla más sensacional. Lo mismo pasó con El Cascabel, lo mismo con La Bamba. Son musicalmente sencillos, pero dentro de esa sencillez, traté de hacerlos espectaculares. Y eso fue lo que llamó la atención de la gente.

JC: ¿Puedo preguntarte por qué dejas el Mariachi Vargas?

JM: En mis dos décadas con el grupo, creo que he hecho lo que necesitaba hacer en el Mariachi Vargas. Siento que he logrado mucho y he hecho muchas cosas valiosas, pero todavía quiero hacer más, y creo que es hora de seguir adelante con los proyectos que siempre he querido hacer, pero que no pude como miembro de Vargas.

JC: ¿Cuáles crees que son tus contribuciones más importantes durante tu estancia en el Mariachi Vargas?

JM: Creo que dejé un legado en las canciones donde me permitieron brillar. Las más espectaculares son El Cascabel, Carmentea y La Bamba. Esas grabaciones y videos forman un registro permanente, por lo que la gente podrá evaluarlos en el futuro. Recientemente el grupo montó El Siquisirí, un son veracruzano donde mi solo recibe muchos aplausos, pero no sé si se grabará comercialmente.

Con Federico Torres

JC: Para ti, ¿cuáles son los momentos más memorables desde que estás con el Mariachi Vargas?

JM: Haber actuado con la Filarmónica de Jalisco, con la Sinfónica de Nueva York, la Sinfónica de Houston y la Sinfónica de Praga, en la República Checa. También con la Sinfónica Juvenil de Madrid, en España. Pero el momento más memorable tuvo lugar en el Teatro Rodolfinum, en la ciudad de Praga. El último número del concierto fue el Violín Huapango. El público aplaudió con entusiasmo mi actuación como solista, pero cuando la pieza terminó, el director de la orquesta bajó del podio y caminó directamente hacia mí. Me dio la mano, me dio un abrazo y me felicitó personalmente. ¡Todo el público se puso de pie en una ovación de pie!

JC: ¿Fue ese el momento más inolvidable de todos para ti?

JM: Bueno, cada gira tuvo sus momentos mágicos. En Japón, en 1997 y 1998, también tuvimos algunos conciertos muy memorables. Y no mencioné la ópera Cruzar la Cara de la Luna, que fue una de mis mayores satisfacciones. La presentamos con gran éxito en San Diego, Chicago, Houston, Phoenix y otras ciudades, pero lo que más me impactó fue cuando llenamos el Théâtre du Châtelet de París durante siete días seguidos.

Con Vanessa Alonzo y los miembros del elenco de Cruzar la Cara de la Luna

JC: Cuando dejes el Mariachi Vargas, ¿qué es lo que más vas a echar de menos?

JM: En primer lugar, el sonido del grupo. He tocado con muchos mariachis, en muchos lugares, y para mí ninguno se compara con el Mariachi Vargas en cuanto a sonido. Echaré de menos el estilo del grupo y su forma de interpretación.

JC: ¿Cuáles son las lecciones que has aprendido como miembro del Mariachi Vargas y que te servirán en el futuro?

JM: La disciplina musical, el profesionalismo, la dedicación y la seriedad en la actuación en el escenario.

JC: ¿Qué prevees para el futuro de la música de mariachi?

JM: Bueno, un fenómeno muy lamentable está ocurriendo en México: Cada vez hay menos interés en la música de mariachi, y las generaciones más jóvenes no le prestan mucha atención, por lo que está disminuyendo su popularidad. No obstante, la música de mariachi sigue creciendo fuera de México, en particular en los Estados Unidos. También está creciendo inmensamente en Colombia, donde hay músicos extraordinarios que tocan bien nuestra música, al igual que en otros países de América del Sur. Por esta razón, creo que el futuro de la música de mariachi tendrá lugar fuera de México.

JC: ¿Cuáles son tus planes personales para el futuro?

JM: Ahora tengo 56 años, y mientras conserve mis facultades como intérprete, quiero hacer cosas con el arpa que no pude hacer como miembro del Mariachi Vargas. También quiero seguir impartiendo mis conocimientos. He sido invitado a dar talleres tanto en California como en Texas, y en otras partes de los Estados Unidos. Y quiero seguir tocando en dúo con mi hermano, Javier Martínez.

Julio y Javier Martínez

También me gustaría dar conciertos como solista con orquestas sinfónicas y con otro tipo de conjuntos musicales. Tuve la suerte de interpretar la pieza paraguaya El Tren Lechero para arpa, mariachi y orquesta, y me gustaría hacer más colaboraciones como esa. También tengo un arreglo original para arpa y orquesta del joropo venezolano Concierto el la Llanura que aún no he tenido la oportunidad de presentar.

JC: ¿Planeas hacer grabaciones?

JM: Bueno, ya tengo seis discos de arpa, y pienso hacer más, pero por el momento no tengo planes de grabación. A partir de 2018, estaré libre y empezaré a planear lo que voy a hacer a continuación. También quiero producir conciertos de música de mariachi donde mi hermano Javier pueda cantar, y donde pueda invitar a otros cantantes como Steeven Sandoval, Azucena de la Torre, Manuel y Angélica Vargas, Arturo Vargas, Adela Reyes, Claudia Sierra, Juan Carlos y Rocío Salazar, Alejandra Orozco, Mayela Orozco, Mario Valencia, Jazmín de la Rocha… artistas consumados que tienen poco apoyo de los medios de comunicación.

JC: ¿Cómo te gustaría que te recordaran?

JM: Me gusta que me recuerden como un arpista versátil que hizo cosas memorables dentro y fuera del Mariachi Vargas, y que expandió el papel del arpa dentro de ese grupo. También, como un músico que es parcialmente responsable de aumentar el número de grupos de mariachis que incluyen el arpa hoy en día.

Con el maestro Rubén Fuentes

JC: En referencia a la Extravagancia del Mariachi Vargas, debes haber impactado la vida musical de cientos de jóvenes participantes en las últimas dos décadas. ¿Qué puedes decirnos sobre tu participación en este importante evento anual?

JM: Bueno, ha ido creciendo con el tiempo. Cuando empecé a dar talleres allí con Vargas en 1995, sólo enseñé a un arpista o dos. Pero últimamente he tenido 20 o 25 estudiantes de arpa en esos mismos talleres, un aumento que considero significativo. La popularidad del arpa ha aumentado mucho en el estado de Texas y más allá.

Formar parte del cuerpo docente del Mariachi Vargas Extravaganza me ha dado grandes satisfacciones. Todos me conocen allí, y gracias a ese festival, me he dado a conocer no sólo en Texas sino en todo Estados Unidos. Hay estudiantes que empezaron conmigo en la escuela primaria y ahora son músicos profesionales, tocando en grupos finos. Tengo al menos diez estudiantes destacados que empezaron conmigo en el Extravaganza.

JC: ¿Sabes quién será tu sucesor en el Mariachi Vargas?

JM: ¡Te doy mi palabra de que no! Pero no me preocupa, porque creo que he dejado un legado en el Mariachi Vargas, y la persona que me sustituya tiene que continuarlo y cumplir con su respectivo deber – ¡y trabajar duro para llevar el instrumento al siguiente nivel!

JC: ¡Bueno, Julio, te deseo la mejor de las suertes en esta nueva fase de tu carrera!

JM: Gracias, Jonny, por entrevistarme.

Testimonios de algunos de los estudiantes de Julio

Mi interés en el arpa de mariachi comenzó cuando vi por primera vez el programa de PBS de 2003 Mariachi, el Espíritu de México. En ese documental, Julio interpreta La Bamba con el Mariachi Vargas como parte del popurrí Veracruz III. Le pregunté a mi padre, “¿Qué instrumento está tocando? ¡Suena tan asombroso!” “Es el arpa”, respondió. Ni siquiera sabía lo que era un arpa. Poco después de eso, me uní a la clase de mariachi del instituto La Joya. Andrés Aguilar, de Veracruz, era profesor asistente allí, y me enseñó a tocar el arpa.

Unos tres años después, como estudiante universitario, me uní al Mariachi Aztlán de UT Pan-Am. Una de las primeras conferencias a las que asistí con ellos fue el Mariachi Vargas Extravaganza, y allí conocí a Julio Martínez en 2009. Desde que empecé a estudiar el arpa, lo he buscado constantemente en YouTube y he jugado con sus videos, pretendiendo que yo era él!

En 2013, cuando Aztlán fue llamado para sustituir al Mariachi Vargas en la ópera Cruzar la Cara de la Luna, me vi obligado a cubrir a este artista que siempre he admirado e imitado. En esa ópera, me encontré a mí mismo canalizando el espíritu de Julio, tratando de hacer lo mejor para tocar como él. ¡Fue una experiencia surrealista!

Creo que Julio Martínez realmente abrió la puerta para el arpa de mariachi moderno. Es el arpista de mariachi arquetipo, y el mundo del arpa tiene una profunda deuda de gratitud con él.

-Charlie López, director de mariachis de la Escuela Secundaria de Sharyland…

Charlie y Julio en 2013

“De todos los talleres de arpa a los que he asistido, el de Julio es mi favorito. Es carismático, es un arpista increíble, y es elocuente al explicar las cosas. Si no entiendes algo de inmediato, te lo demuestra y explica de diferentes maneras hasta que lo entiendes. Es muy creativo, y si le pregunto cómo tocar una determinada canción, me mostrará dos o tres formas diferentes de tocarla, y luego me animará a crear mis propias variaciones. Esto me motiva a ser como él algún día.”

-Jacob Cruz, estudiante de primer año de la escuela secundaria Roma

“Escuché por primera vez a Julio Martínez con el Mariachi Vargas en 1999, cuando estaba en el segundo año de la escuela secundaria, y me inspiró a querer tocar el arpa. Julio fue mi principal modelo a seguir en el instrumento, y gracias a él, en gran parte, soy el educador de mariachi que soy hoy en día.”

-Abiel Hinojosa, director del mariachi de la Escuela Media de Roma

¿Cómo puedo poner en palabras lo asombroso que es Julio Martínez, y la influencia que ha tenido en mí, no sólo como músico y educador, sino como persona? Ha sido mi maestro, mi mentor y mi padrino. Me ha enseñado a perseguir objetivos y a soportar las dificultades con el aplomo de la humildad.

En mis días de escuela secundaria, no había arpistas locales en San Antonio; no había internet, y mucho menos videos. Pero estaba el Mariachi Vargas Extravaganza. En el otoño de 1996, asistí, con los ojos brillantes y desorientados. Otra chica y yo estábamos tomando juntos la clase de Julio. Ella tocó un solo de arpa corto para él, y mi corazón se hundió porque yo no podía hacer lo mismo. Me puse nervioso, pero él sonrió y me dijo que no me preocupara, para eso estaba allí.

El resto del día lo pasé explicando lo básico, las estructuras de los acordes, la implementación de glissandos basados en líneas de melodía, línea de bajo, técnicas de mano, solfeo a partir de nombres de letras de notas… En resumen, fue mi primer profesor de teoría musical. Me abrió todo un mundo nuevo y me ayudó a ganar confianza. Desde ese momento, supe que seguiría una carrera en la educación musical.

Gabriela y Julio en 2012

Julio ha sido una parte muy importante de mi vida. A lo largo de mis luchas y frustraciones, siempre ha estado ahí para aconsejarme y mantenerme motivado. Justo cuando pensaba que era el momento de rendirme, me ayudaba a ver lo positivo de cada situación y a ver mi propia autoestima. Mi carrera de profesor y mi filosofía musical están siempre en deuda con él.

Creo firmemente que el conocimiento, las conexiones y los logros son de poca utilidad por sí mismos. Si no pasas tu conocimiento a la siguiente generación con gracia y humildad, has abusado de un hermoso regalo. Tener un artista de este calibre impartiendo desinteresadamente su experiencia para la perpetuación del género es incomparable.

Paradójicamente, Julio me llama “Maestra”. Sé que se dirige a mí con ese título para mantenerme motivado para que comparta mis conocimientos con mis alumnos, quienes a su vez los compartirán con otros. Y juntos haremos nuestra parte para mantener viva esta hermosa música.

Cuando ves que se acerca el final de un camino, a menudo piensas en el principio. Sé que Julio se irá y hará muchas cosas maravillosas. Ha sido realmente un viaje increíble.

-Gabriela Fuentes, Directora de Educación de Mariachi
Las escuelas públicas de la zona metropolitana de Nashville

Por favor, deje sus comentarios a continuación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *