Julio Martínez termina 23 años con el Mariachi Vargas Extravaganza

A medida que los miembros del Mariachi Vargas de Tecalitlán van y vienen a través de los años, puede que nunca se den cuenta del impacto que tienen en nuestras vidas aquí en los Estados Unidos. No sólo inspiran e influyen en los estudiantes y entretienen a las audiencias más allá de lo creíble, sino que ayudan a dar forma a nuestra cultura americana tal como la conocemos.

Este es ciertamente el caso del arpista del Mariachi Vargas Julio Martínez, quien se retirará oficialmente del grupo en diciembre. Cuando Julio termine su 23º y último año con Vargas, participará en una última actuación con el mejor mariachi del mundo, se despedirá de sus fans y comenzará el siguiente capítulo de su vida.

Julio ha tenido una carrera estelar con el Mariachi Vargas y siempre será recordado por sus muchas grabaciones destacadas y sus actuaciones en vivo en todo el mundo. Aquí en San Antonio, lo recordaremos más por sus 23 años de participación en el Mariachi Vargas Extravaganza.

Durante su permanencia en el Mariachi Vargas, Julio ha tenido un gran impacto en el papel del arpa en la música de mariachi contemporánea. “Cuando entré en Vargas en 1995, el arpa era considerada un instrumento suplementario utilizado para reforzar el bajo, tocar acordes y rellenar introducciones ocasionales o adornos que no estaban cubiertos por las trompetas o los violines”, dijo Julio a Jonathan Clark en una entrevista reciente. “No era un instrumento esencial, a diferencia de cuando el grupo fue fundado en 1898. En ese entonces, era una parte fundamental del conjunto… pero con el tiempo, a medida que se añadían más instrumentos, fue quedando relegado al papel de instrumento opcional. Una vez que me uní a Vargas, la gente se dio cuenta de las posibilidades de un uso más amplio del arpa en la música de mariachi, y se abrieron más oportunidades para que se destacara”, explica.

Julio ha participado en un gran número de grabaciones con el Mariachi Vargas. Entre las que se siente más orgulloso están El Cascabel, Carmentea y La Bamba, todas las cuales destacan el arpa. Es increíble cómo Julio puede añadir tanto colorido y virtuosismo a las canciones tradicionales del mariachi. Cautiva al público haciendo cada pieza más espectacular que nunca antes, y los deja con ganas de más. Julio ha jugado un papel clave en el aumento del número de grupos de mariachis con arpistas que hemos visto en los últimos años.

“Vi por primera vez a Julio Martínez con el Mariachi Vargas en 1999 durante el Mariachi Vargas Extravaganza en San Antonio,” dice Abiel Hinojosa, Director de Mariachi de la escuela Roma Middle School en Roma, Texas. “En ese momento, yo era un estudiante de primer año de secundaria tocando el guitarrón. Después de ese primer año, con la ayuda de mi instructor de mariachi Yamil Yunes, comencé a aprender el arpa. Julio era mi principal modelo a seguir en el instrumento. Gracias a él, en gran parte, soy el educador de mariachi que soy hoy en día”, dice.

Durante los últimos 23 años, un gran número de jóvenes han sido impactados por Julio y su arpa durante la Extravagancia del Mariachi Vargas. “Cuando empecé a dar talleres allí con Vargas en 1995, sólo enseñé un arpista o dos”, dice Julio. “Pero últimamente, he tenido 20 o 25 estudiantes de arpa en esos mismos talleres, un aumento que considero significativo. La popularidad del arpa ha aumentado enormemente en el estado de Texas y más allá”, dice. “Gracias a este festival, me he dado a conocer no sólo en Texas sino en todo Estados Unidos. Hay estudiantes que empezaron conmigo en la escuela primaria y ahora son músicos profesionales de pleno derecho, que tocan en buenos grupos y a menudo dirigen los programas de mariachis de la escuela”, dice Julio.

Entre los mejores estudiantes está Gabriela “Gabby” Fuentes. Actualmente es la Directora de Educación de Mariachi de las Escuelas Públicas Metropolitanas de Nashville, recuerda Gabby: “En mis días de escuela secundaria, no había arpistas locales en San Antonio; no había internet, ni videos,” dice ella. “Pero estaba el Mariachi Vargas Extravaganza, y en el otoño de 1996, asistí, con los ojos brillantes y desorientada! Otra chica y yo estábamos tomando juntos la clase de Julio. Ella tocó un corto solo de arpa para él, y mi corazón se hundió porque no podía hacer lo mismo. Me puse nerviosa, pero Julio sonrió y me dijo que no me preocupara. Para eso estoy aquí”, dijo.

Julio, Gabriela, su marido Philippe y Pepe Martínez Sr.

“Ese día, Julio me abrió todo un mundo nuevo y me ayudó a ganar confianza. Desde ese momento, supe que seguiría una carrera en la educación musical. Julio ha sido una parte muy importante de mi vida. Mi carrera como profesora y mi filosofía musical están siempre en deuda con él”, añade Gabriela.

Entre los aspectos más destacados de la carrera de Julio con el Mariachi Vargas se encuentran las actuaciones con la Filarmónica de Jalisco, la Sinfónica de Nueva York, la Sinfónica de Houston, la Gran Ópera de Houston y la Sinfónica de Praga. También ha actuado en España, en Japón y en todos los Estados Unidos y América Latina. Ha publicado seis CDs propios como solista.

La familia del Mariachi Vargas Extravaganza está inmensamente agradecida por los 23 años que Julio nos ha dado aquí en San Antonio como intérprete, instructor y fuente de inspiración. Esperamos celebrar su gran actuación final en nuestra Ciudad del Álamo el 2 de diciembre, donde invitamos a todos a que se unan a nosotros para honrar a este extraordinario artista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *