El homeboy local llega a la cima del mundo de los mariachis

Raúl cosecha 3

Raúl Cuéllar

En esta entrevista exclusiva para mariachimusic.com, Jonathan Clark habla con el mariachi de San Antonio, Raúl Cuéllar, Jr. sobre cómo pasó de ser un humilde grupo de jóvenes a ser uno de los mejores mariachis del mundo.

JC: ¿Cuándo y dónde naciste, Raúl?

RC: 31 de julio de 1976. Nacido y criado en San Antonio.

JC: ¿Cómo te involucraste inicialmente con la música de mariachi?

RC: En realidad, fue uno de mis primos mayores quien me presentó. Se llama Óscar Garza. Todavía tiene un grupo en San Antonio llamado Festival de Mariachis. Pero antes de tener su propio grupo, solía tocar con el Mariachi Infantil Guadalupano en la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe. Un día él y otro primo mío, Miguel, iban a un ensayo para la misa. Era el verano de 1985, y yo tenía 9 años. Al principio no quería ir, pero me pincharon y me dijeron: “Trae tu pelota”. Si te aburres, puedes jugar al baloncesto afuera en la cancha mientras practicamos”. Empecé a tirar canastas mientras ellos empezaban a practicar dentro. Dejaron la puerta abierta, y pude oírlos ensayando canciones religiosas como “Señor, Diez Piedad”, “Gloria” y “Aleluya”. Me llamó la atención.

Tengo que confesar que no era un gran fan de la música de mariachi cuando era niño. Mis padres y mis primos solían escucharla todo el tiempo, pero lo que más me gustaba en ese entonces era Michael Jackson.

De todos modos, la música que estaban practicando me llamó la atención y entré. Me senté en mi bola justo en medio de su ensayo, escuchando todo y mirando alrededor con asombro. Su director, un señor mayor llamado Alejandro Ramírez, me preguntó si me gustaba lo que escuchaba. “¡Sí, suena bastante bien!” Se lo dije. Me preguntó qué instrumento me gustaba más y le señalé la vihuela que tocaba mi primo Miguel. “Ya tengo a tu primo en eso. ¿Por qué no pruebas esta?” dijo, entregándome un violín. “¿Qué hago con él?” Yo pregunté. Nunca había recogido uno antes. “Sólo copia a los otros violinistas”, dijo. “Lo que sea que estén haciendo, hazlo tú también”. Así es básicamente como aprendí a tocar el violín, mirando a los niños mayores y haciendo muchas preguntas. Le pregunté a mi madre si podía unirme al mariachi de la iglesia, y ella dijo que sí. Y así es como empezó todo.

JC: ¿Así que sólo tocabas música de mariachi en la iglesia?

RC: Practicábamos durante la semana y tocábamos la misa los domingos. A veces el director nos llevaba a un parque para tocar para el público y daban donaciones a la iglesia, pero todo estaba afiliado a la iglesia.

JC: ¿Cuándo empezaste a tocar fuera de la iglesia?

RC: Mi primo Óscar tuvo el impulso de iniciar un mariachi juvenil independiente de la iglesia, así que creó su propio grupo y lo llamó Festival de Mariachi, y me invitó a unirme. Yo tenía 12 años, y en ese momento tenía 13. Ahí es donde empecé a aprender los sones, las rancheras, los boleros, todo lo contrario de lo que había estado tocando en la iglesia. Empezamos a trabajar en fiestas privadas y bodas, pero aún así tocábamos la misa los domingos. Me quedé con el grupo de mi primo durante unos tres años y medio.

JC: ¿Cuál fue tu próximo mariachi?

RC: Justo después de dejar el Festival, recibí una invitación de Belle y Juan Ortiz para sustituir con Mariachi Campanas de América en el parque de diversiones Fiesta Texas. Acababa de cumplir 16 años. Echaba de menos tocar música de mariachi y quería unirme a otro grupo, pero no había ninguna vacante para mí en Campanas en ese momento. Otro violinista llamado Roy Quintero estaba ayudando a Campanas en ese mismo momento, y me preguntó si quería ayudarle a formar un nuevo grupo. “¡Claro!” Dije. Así que empezamos nuestro propio mariachi y lo llamamos Los Caporales de San Antonio.

JC: ¿Cuánto tiempo estuviste con el Mariachi Los Caporales?

RC: Empezamos en 1993. Supongo que yo también estuve en ese grupo durante unos tres años y medio. Luego, en 1997, me uní al Mariachi Campanas de América.

JC: ¿Cuánto tiempo estuviste con Campanas?

RC: Sólo alrededor de un año. El grupo era muy popular en ese momento. Me trataron bien, y la paga era buena. Al principio era divertido tocar con todos los instrumentos adicionales – acordeón, trombón, percusión, teclado, etc. – pero la música y la dirección en la que iban resultó no ser mi taza de té, así que en 1998 o 1999, me fui.

JC: ¿A dónde fuiste desde allí?

RC: Resultó que justo en el momento en que dejé Campanas, muchos de los chicos de Los Caporales se habían ido y comenzaron un nuevo grupo, el Mariachi Azteca de San Antonio, junto con algunos ex miembros de Campanas, y terminé uniéndome a ellos. También me quedé unos tres años y medio con Azteca. ¡Supongo que tres años y medio con un mariachi era mi límite en ese entonces!

JC: ¿Dónde estudiaste música?

RC: Eso es algo gracioso. Nunca fui a la escuela de música o tuve una clase formal de violín o de canto. Sólo aprendí imitando y haciendo preguntas. Me enseñé a leer música. Más tarde, cuando me contrataron como instructor de mariachi en las escuelas, tuve que analizar lo que estaba haciendo para poder enseñarlo.

JC: ¿En qué vocalistas te influenciaron?

RC: Heriberto Molina “El Cura” fue una gran inspiración para mí, pero no tenía su voz, así que escuché más a Mario Santiago y más tarde, a Pancho “El Pilón”, y a Manuelito Alcaraz. Y también escuché a los cantantes de Los Camperos y Sol de México. Me influyeron mucho más las voces de los miembros de los grupos de mariachis y de vocalistas de estilos musicales no relacionados – cantantes como Frank Sinatra, Dean Martin, Michael Bublé, Harry Connick, Jr.; incluso Cristián Castro – que los populares cantantes de ranchera. Conseguí pedazos y piezas de todas partes y traté de aplicarlos a mi propio canto, en busca de mi propia identidad. No fue hasta que estuve en Sol de México que empecé a escuchar seriamente las grabaciones clásicas de los grandes cantantes rancheros, por sugerencia de José Hernández.

JC:Entonces, ¿cómo fue que te uniste al Mariachi Sol de México?

RC: ¡Esa es una historia loca! Primero, déjame retroceder un poco…

Cuando tenía unos 10 años, tocando en el Mariachi Infantil Guadalupano, un día fui con mi padre al supermercado. Había una papelera en la puerta llena de cassettes, y fui directamente a ella, buscando música de mariachi. Encontré una cinta de un grupo del que nunca había oído hablar llamado Mariachi Sol de México, y mi papá me la compró. Hasta ese momento, los únicos dos mariachis de los que había escuchado grabaciones eran Vargas y Camperos. Ni siquiera sabía los nombres de otros mariachis famosos, por lo que estaba hurgando en ese cubo de basura, buscando algo nuevo. Cuando me llevé el cassette a casa y lo escuché, lo primero que me llamó la atención fue la trompeta. ¡Y me enamoré del sonido de ese grupo!

Después de eso, me convertí en un fanático del Sol de México, y los otros chicos del grupo solían burlarse de mí por eso. Todos eran fanáticos del hardcore de Vargas o Camperos; yo era el único fanático de Sol de México. Bueno, cuando estaba en Los Caporales, tenía mi propia camioneta. Para entonces ya habían salido discos compactos, y yo tenía todos los discos de Sol de México. En mi camioneta, todo lo que escuchabas era Sol de México. Los tipos que iban conmigo se enfadaban y decían, “Amigo, ponte Vargas, ponte Camperos, ponte América!” y yo les decía, “Hey, estás en mi camioneta, y en mi camioneta, esto es lo que escuchamos!”

JC: ¿No era ya el Mariachi Vargas una gran influencia en San Antonio, debido a la conferencia que Belle y Juan Ortiz comenzaron en el 79, donde solían traer ese grupo cada año?

[Nota del editor: Este fue un festival de mariachis anterior en San Antonio, sin relación con el actual Mariachi Vargas Extravaganza.]

RC: ¡Oh, sí! Recuerdo que un año llevaron al grupo de la iglesia a ver a Vargas en ese evento, y todos estábamos muy inspirados. Nunca lo olvidaré. Tengo autógrafos de Juan Pinzón y Heriberto Molina, y todavía los tengo. En los años ochenta y noventa, si entrabas en una tienda de discos en San Antonio, al menos el 90% de la música de mariachi que encontrabas era Vargas. Fueron la influencia número uno en la escena de mariachis de Texas, y todavía lo son.

JC: Entonces dime cómo llegaste finalmente a Sol de México.

RC: Bueno, uno de los chicos del Mariachi Azteca solía tocar con el Mariachi Juvenil Tecalitlán. Se llama Arturo Pasalagua, y ahora está con el Mariachi Cobre. Bueno, para el 2002 se había mudado a Los Ángeles, y fue él quien le dijo a José Hernández, “Oye, tengo un amigo en San Antonio que es un gran fanático del Sol de México, y si alguna vez buscas un violinista, deberías darle una audición”. El que se puso en contacto conmigo fue “El Zopi”, Héctor Castro. “José Hernández me pidió que te llamara”, dijo. “Has sido altamente recomendado por Arturo, y nos gustaría que vinieras a la audición del Mariachi Sol de México.”

Al principio pensé que era una broma, pero luego volví a llamar y confirmé que la oferta era real. Bueno, fui a Los Ángeles, pasé la audición y me uní al grupo. Me mudé aquí a Los Ángeles, y he estado aquí desde entonces.

JC: ¿Cómo era estar en el Mariachi Sol de México?

RC: Los cinco años que pasé en Sol de México, de 2002 a 2007, fueron unos de los mejores años de mi carrera. Fueron mi escalón para pasar de las ligas menores a las mayores. En Sol, aprendí la presencia en el escenario y cómo interactuar con el público. Llevo eso conmigo desde entonces, y más tarde lo llevé a Camperos y Vargas. Tengo una profunda deuda de gratitud con José Hernández por todo lo que me enseñó a cantar, tocar y actuar en general.

JC: ¿Cuál fue la siguiente etapa de tu carrera?

RC: En 2007, dejé Sol de México. Mi último día en el restaurante Cielito Lindo fue un jueves. Las noticias vuelan en los círculos de mariachis, y enseguida empecé a recibir invitaciones de otros grupos, pero decidí tomarme ese fin de semana libre, para pasar un tiempo con mi hijo. Ese lunes recibí una llamada de Chuy Guzmán de Los Camperos. Me dijo: “Oye, nos gustaría que vinieras a La Fonda este jueves. Trae tu violín y tu traje negro”. “¿Cuál es el trato?” Yo pregunté. “¿Estoy haciendo una audición o sólo quieres que te ayude?” “Sólo ven”, era todo lo que decía. Bueno, empecé a jugar con ellos ese jueves por la noche en el restaurante La Fonda, exactamente una semana después de dejar Sol, y sigo con los Camperos hoy, siete años después.

JC: ¿No fue eso hacia el final de la existencia de La Fonda?

RC: Sí. Me uní al grupo en marzo, y sólo pude tocar en el restaurante durante unos ocho meses, porque la noche de Halloween siguiente, La Fonda de Los Camperos cerró sus puertas permanentemente, después de casi 40 años en el mismo lugar.

JC: Debes haber pasado por momentos de escasez después de que el grupo perdiera su planta.

RC: En realidad, funcionó bastante bien, porque en ese momento el grupo estaba viajando mucho, actuando en diferentes ciudades. Al año siguiente, empezamos lo que resultó ser la última gira de Linda Ronstadt. Además, todos los años íbamos a Guadalajara, a la conferencia de Tucson, y a otros festivales. El grupo siempre tuvo mucho trabajo, por lo que nos mantuvimos juntos, aunque ya no teníamos una planta. Mucha gente pensó que Los Camperos desaparecerían después del cierre de La Fonda, pero ya han pasado cinco años, y el grupo sigue unido, con básicamente los mismos músicos – ¡y más fuerte que nunca!

JC: ¿En cuántas grabaciones has participado?

RC: Con Los Camperos grabé cuatro canciones del disco Amor, Dolor y Lágrimas, que ganó un premio Grammy en 2008, y acabamos de hacer un nuevo CD que aún no tiene título. Grabé todas las canciones de ese disco. Con Sol de México, hice Sentimiento Ranchero, 25 Aniversario, y Navidad en América. También toqué con Sol en los CDs de José Feliciano y Rosella Arvizu. Tengo un CD con el Mariachi Los Caporales, y grabé algunas canciones con Campanas de América. Nunca grabé con el Mariachi Azteca.

JC: ¿Tienes planes de hacer tu propio álbum en solitario?

RC: Está en marcha, pero no es nada que planee explotar comercialmente. Sólo quiero tener un recuerdo para mi familia, para que algún día mi hijo pueda decir: “Así es como papá cantaba”.

JC: Tengo entendido que te invitaron a unirte al Mariachi Vargas de Tecalitlán.

RC: En marzo de 2012, Federico Torres, el coordinador del Mariachi Vargas, me invitó a unirme a su grupo.

JC: ¿Por qué no aceptaste?

RC: La razón es simple. Tengo a mi hijo aquí en Los Ángeles. Está muy cerca de mí, y no podía dejarlo atrás. Le expliqué todo a Federico, y él lo entendió. Algunas personas dicen que estaba loco por rechazar una invitación para unirme a Vargas, pero supongo que la mentalidad de un mexicano-americano es un poco diferente a la de un 100% mexicano.

JC: Y tengo entendido que te han invitado por segunda vez.

RC: Sí. En septiembre de 2012, cuando Camperos estaba en el Encuentro Internacional del Mariachi en Guadalajara, Federico me preguntó de nuevo si me uniría. Le dije una vez más que la razón principal por la que no podía hacerlo era mi hijo, y que no podía dejarle por ningún grupo, ni siquiera por el Mariachi Vargas. Federico me aseguró que respetaba mi decisión y que no había resentimientos.

JC: Entonces, ¿cómo es que terminaste actuando con Vargas?

RC: En marzo de 2013, Federico me llama de nuevo y me dice: “Mira, sé que ya nos has rechazado dos veces, pero hablamos con Chuy (Guzmán) y con Nati (Cano), y les pedimos que nos prestaran para nuestros conciertos en Estados Unidos por el resto del año, y aceptaron. Así que te hago saber que vas a trabajar con nosotros!”

JC: Eso fue una verdadera distinción para ti.

RC: ¡Y un gran honor! Desde marzo de 2013, he hecho más de veinte conciertos con el Mariachi Vargas.

JC: ¿Y cómo es jugar con Vargas?

RC: Es una sensación increíble estar en el escenario con esos tipos. Hay un aura o mística en el Mariachi Vargas que es absolutamente única. Es un verdadero reto, porque no tengo oportunidad de ensayar formalmente con ellos y nunca me dicen: “No, no hagamos esa canción porque Raúl no la conoce”. Pero ese tipo de presión hace que mi musicalidad crezca.

JC: ¿Cómo se llama tu hijo?

RC: Sebastián. Cumplió 7 años en noviembre. Nació aquí en Los Ángeles.

JC: Supongo que sería traumático trasladarlo a una escuela mexicana de repente.

RC: ¡Creo que sería aún más traumático para su madre! (Risas)

con son_crop

JC: Parece que no tienes planes de dejar Los Camperos.

RC: No por el momento. Para mí, el grupo suena muy bien ahora mismo. Nati me trata bien, nos pagan bien y tenemos mucho trabajo. En resumen, las cosas van muy bien. Estamos en el lugar donde vivo, en Los Ángeles, y mi hijo siempre está conmigo. Tocar con Vargas es un gran privilegio, y doy el 100% cuando estoy con ellos, pero todos entienden que mi grupo principal es Los Camperos.

JC: Y ahora Los Camperos tiene una nueva planta.

RC: Sí, en la ciudad de Carson. El nombre del restaurante es El Pescador. Estamos allí todos los fines de semana. Es bueno para el grupo, porque cuanto más tocan juntos, más se desarrolla la relación de conjunto.

JC: Te vi la semana pasada en Napa con Vargas. ¿Cuánto tiempo crees que seguirás ayudándoles?

RC: No puedo decirlo con seguridad, pero sé que estaré con ellos en Texas el mes que viene, junto con la Orquesta Sinfónica de Irving, el 7 y 8 de marzo.

JC: ¿Nunca te arrepientes de no haber aceptado la invitación del Mariachi Vargas?

RC: No, no lo creo, porque creo que es la voluntad de Dios que yo esté donde estoy ahora. Mi hijo es más importante para mí que cualquier grupo u oportunidad. Soy un católico devoto, y mi fe me guía en todo lo que hago. De hecho, tengo un tatuaje en mi brazo que dice, “Mantén la fe, no el miedo”, para recordarme quién está siempre ayudándome y protegiéndome entre bastidores. Creo que es por mi fe que, aunque rechacé a Vargas, sigo teniendo lo mejor de ambos mundos. Puedo tocar con ambos Camperos y Vargas, tengo a mi hijo conmigo, y puedo llevarlo a conciertos con ambos grupos. ¡Es increíble! Dios ha sido bueno conmigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *