Marcelino Ortega, líder del Mariachi Perla de Occidente, fallece a la edad de 91 años

don Marce sepia

Marcelino Ortega, director del Mariachi Perla de Occidente durante más de medio siglo, murió el 24 de abril después de un largo ataque de insuficiencia renal. Perla de Occidente es más conocido por acompañar a Pedro Infante y Javier Solís, y como campo de entrenamiento para grupos como el Mariachi Vargas de Tecalitlán y el Mariachi México de Pepe Villa.

Marcelino Ortega Melecio nació en 1923 en Zacoalco de Torres, Jalisco – una ciudad que, en su famoso artículo de 1935, el lingüista José Ignacio Dávila Garibi consideró una de las principales cunas de la música de mariachi. El padre de Ortega Melecio, Marcelino Ortega Encarnación, nacido en esa misma ciudad en 1889, era un trombonista de válvula que dirigía la banda local. En 1922 se casó con Serafina Melecio Patiño y en 1923 nació Marcelino hijo, el primero de sus ocho hijos. Al encontrar pocas oportunidades de ascenso en Zacoalco, en 1926, la familia se trasladó a Guadalajara, donde Marcelino padre formó una pequeña orquesta. En 1929, durante una de las actuaciones de la orquesta en la Ciudad de México, conoció al pionero de los mariachis Cirilo Marmolejo, quien le invitó a unirse a su mariachi. Poco después, la familia Ortega se trasladó a la Ciudad de México, donde Marcelino Sr. tocó con el Mariachi Coculense de Cirilo Marmolejo hasta 1933, cuando se marchó para formar su propio grupo, el Mariachi Los Diablos Rojos. Su hijo, Marcelino Jr., tocaba el guitarrón en ese conjunto, que pronto se ganó la reputación de ser uno de los mejores mariachis de la Plaza Garibaldi.

Cirilo

Marcelino Ortega Sr. tocando el trombón con el Mariachi Coculense
de Cirilo Marmolejo a principios de los años 30.

En 1941, Marcelino padre murió inesperadamente. Cuando llegó el momento de votar por un nuevo líder de Los Diablos Rojos, los músicos eligieron unánimemente a Marcelino hijo, a pesar de que era el miembro más joven del grupo. Su razonamiento, Marcelino me explicó, era que como padre e hijo tenían el mismo nombre, no habría necesidad de imprimir nuevas tarjetas o fotos publicitarias, y el grupo podría conservar el nombre de “Mariachi Los Diablos Rojos de Marcelino Ortega”.

Marcelino Jr. tenía ideas musicales distintas a las de su padre, y promovió su grupo con más energía. Aunque el Mariachi Tapatío de José Marmolejo estaba de moda en ese momento, el joven Marcelino prefería el sonido de un grupo menos conocido de Tecalitlán liderado por Silvestre Vargas, que rara vez usaba un trompetista. Bajo la dirección del joven Ortega, el modelo estilístico que siguieron Los Diablos Rojos fue el de Vargas, e incluso Marcelino Jr. reorganizó el conjunto para tener la misma instrumentación que el Mariachi Vargas de esa época: cinco violines, vihuela, guitarra de golpe, guitarra sexta, guitarrón y arpa.

Su padre llevaba muerto menos de un año cuando el joven Marcelino consiguió una audición para Los Diablos Rojos en XEW, la emisora de radio más importante de México. Al director artístico de la emisora, Amado C. Guzmán, le gustó el grupo, pero no le gustó su nombre. Al miembro Boni Collazo se le ocurrió “Mariachi Perla de Occidente”, y el nombre se quedó.

La exposición de tocar en XEW inició un ascenso en la popularidad del Mariachi Perla de Occidente. Entre los muchos cantantes a los que acompañaron en la radio en aquellos primeros días estaban Lucha Reyes, Jorge Negrete, Pedro Infante, y Matilde Sánchez “La Torcacita”. Siguieron extensos viajes a América Central y del Sur, las Antillas y los Estados Unidos. También comenzaron a grabar extensamente, actuando en cientos de discos de 78 rpm de la época. El grupo ha aparecido en docenas de películas.

A mediados de los 50, el Mariachi Vargas tuvo una discusión con el manager de Pedro Infante, Antonio Matouk, quien convenció a Pedro de que buscara otro mariachi. Esto supuso un gran avance para Perla de Occidente, ya que se convirtieron en el grupo exclusivo de Pedro en la última parte de su carrera: giras, realización de dos películas y grabación de diez canciones con el legendario artista antes de su trágico accidente de avión en 1957. La crisis de la muerte de Pedro se agravó cuando los dos mejores músicos del grupo, Jesús Rodríguez de Híjar y Rigoberto Alfaro, se fueron para unirse al Mariachi Vargas.

El Mariachi Perla de Occidente nunca recuperó su antigua gloria.

Marce y Rigo

Marcelino Ortega y Rigoberto Alfaro, guitarras.
Juan Pinzón está en el extremo derecho.

Después de una larga caída, en 1961 Perla de Occidente se convirtió en el mariachi oficial del famoso Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández. Esto le dio al grupo un salario estable y la oportunidad de hacer giras por todo el mundo, lo que atrajo a numerosos músicos destacados, algunos de los cuales se unieron a grupos famosos, otros de los cuales comenzaron sus propios conjuntos exitosos. Ningún otro mariachi en la historia ha funcionado como semillero de músicos y grupos de alto nivel como lo ha hecho Perla de Occidente. La siguiente es una lista de sólo algunos de los prestigiosos músicos que han pasado por sus filas: Rigoberto Alfaro, Antonio Ceballos, Bonifacio Collazo, José Contreras, Miguel Díaz, Arcadio Elías, Leonardo Espinoza, Juan Güitrón, Pepe Martínez, Pedro Morales, Gonzalo Meza, Miguel Paredes, Cutberto Pérez, Juan Pinzón, Pedro Ramírez, Jesús Rodríguez de Híjar, Cipriano Silva, Federico Torres, Salvador Torres y Manuel Valle.

En 1994, después de 33 años con el Ballet Folklórico de México, Marcelino tuvo un altercado con el nieto de Amalia Hernández que terminó en una amarga demanda. Aunque la fábrica de rumores de Garibaldi decía que había recibido muchos millones de pesos en un acuerdo de jubilación, Marcelino me aseguró que después de 33 años con el ballet, “No me dieron ni siquiera las gracias”.

Una vez finalizada la época del ballet, el Mariachi Perla de Occidente se disolvió definitivamente, y Marcelino se dedicó a tocar en la Plaza Garibaldi, donde había empezado de niño en la década de 1930. Ahora, a los setenta años, y después de medio siglo de dirigir su propio grupo, no se sentía cómodo allí. “Cuando tengo una chamba, todo el mundo quiere ir conmigo”, dijo. “Pero cuando busco trabajo, nadie me quiere porque soy demasiado viejo”. Poco después, su esposa, Rosario Díaz Gaspar, sufrió un derrame cerebral, y Marcelino se dedicó a quedarse en casa y a cuidarla. “Vendí todos mis trajes de charro, sólo para no tener la tentación de volver a Garibaldi”, me confió en tono desencantado. Después de mediados de los noventa, Marcelino casi nunca visitó la Plaza Garibaldi, a pesar de que sólo vivía a unas pocas cuadras de distancia.

Don Marcelino no sólo era un buen amigo mío, sino que era mi ex-jefe, ya que había tocado el guitarrón con su grupo en una de las giras del ballet por Francia en 1988. En mis visitas a Garibaldi, siempre preguntaba por Marcelino. La mayoría de los mariachis me aseguraron que había muerto, y algunos me dijeron que se había mudado a Guadalajara, pero los amigos mariachis de allí me aseguraron que ninguno de ellos lo había visto en esa ciudad.

Después de casi una década de indagar sobre su paradero, le pregunté por casualidad a Miguel Paredes del Mariachi México de Pepe Villa si sabía algo sobre Marcelino, sin saber que eran compadres. “Estoy seguro de que mi compadre vive en el mismo apartamento en el que siempre ha vivido”, me aseguró Paredes. Recordé dónde vivía Marcelino en la Colonia Guerrero, encontré la entrada de su vivienda y le pregunté a alguien allí dónde vivía. Me señalaron su apartamento, y cuando llamé a la puerta, Marcelino respondió.

Marce con Acani_crop

En su apartamento en octubre de 2014

. Nos abrazamos y se produjo un cálido reencuentro. Descubrí que en la década que no lo había visto, su esposa había muerto, y que ahora estaba en diálisis renal. Sabía que los días de Marcelino estaban contados, y me propuse llamarlo frecuentemente y visitarlo cada vez que estuviera en México. Un par de semanas antes de morir, su sobrino me informó que su abuelo estaba en el hospital. Volví a llamar el mismo día que regresó a casa y hablé con él brevemente, pero Marcelino parecía cansado y corté la conversación. Una semana después recibí un mensaje de texto de su nieto diciendo que don Marce acababa de sucumbir a un ataque al corazón.

Santa Cecilia 2011_

Antonio Covarrubias, Jonathan Clark, Marcelino Ortega, Juan Pinzón y Miguel Martínez.

Homenaje a Marcelino Ortega y Juan Pinzón en nombre de la Unión Mexicana de Mariachis. Plaza Garibaldi; 22 de noviembre de 2011.

En un caso similar al de don Miguel Martínez el pasado mes de diciembre, don Marcelino Ortega murió un viernes por la tarde, por lo que fue difícil conseguir que un grupo completo de mariachis viniera a la funeraria para el velatorio, aunque muchos músicos individuales vinieron a presentar sus respetos. Estaba previsto que fuera cremado al mediodía del día siguiente.

Preocupada porque su padre iba a ser puesto a descansar sin una despedida de mariachi adecuada, temprano a la mañana siguiente su hija Lourdes corrió a Garibaldi para ver si podía contratar a un grupo para que tocara para su padre antes de que fuera llevado a su destino final. “La primera persona con la que me encontré fue un anciano músico de mariachi”, me dijo. “Le expliqué la situación y me propuso que hiciera que el conductor del vehículo funerario llevara el ataúd a Garibaldi de camino al crematorio. Me aseguró que todos los músicos de la plaza conocían o sabían de mi padre, y que estarían encantados de tocar para él.” Ella hizo lo que el hombre le sugirió, y todos salieron a la avenida para despedir a su padre, como se puede ver en el video de abajo. Más mariachis habrían estado presentes si no hubiera sido tan temprano.

Despedida de don Marcelino_YouTube

Los músicos de Garibaldi presentan sus últimos respetos a Marcelino Ortega.

(Cortesía del Centro del Mariachi)

Que en paz descanse, don Marcelino. Nunca le olvidaremos.

Su amigo de siempre,

Jonathan Clark

botón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *