Recordando a Miguel Martínez, Padre de la Trompeta de Mariachi

Miguel con ladrillos

En diciembre de 2014, el mundo del mariachi perdió uno de sus mayores iconos de todos los tiempos, el extraordinario trompetista Miguel Martínez, al que se suele llamar “el padre de la trompeta del mariachi”. Una de las principales figuras de la música de mariachi del siglo XX y, con mucho, el instrumentista más influyente en la historia del género, su incomparable legado abarcó casi ocho décadas.

Miguel Martínez Domínguez nació el 29 de septiembre de 1921 en la ciudad de Celaya, Guanajuato. Sin embargo, nunca conoció su ciudad natal, ya que su familia se mudó a la Ciudad de México cuando él tenía sólo cuatro años. Su participación en la música de mariachi comenzó alrededor de 1930, cuando un mariachi errante pasaba por su casa y entraba en una cantina cercana mientras él permanecía afuera escuchando. Al notar la fascinación desmesurada del niño por la música, el líder del grupo le sugirió que aprendiera a tocar un instrumento musical para poder unirse a ellos. “¿Qué instrumento debo aprender?” preguntó el joven Miguel. “La trompeta”, contestó el músico, explicando que ese instrumento empezaba a ser popular entre los mariachis, y que no tenían ninguno en su grupo. Y así comenzó la carrera del más grande trompetista de mariachi de la historia.

Su primer traje de gala

Miguel Martínez pasó su adolescencia como trompetista en la Plaza Garibaldi de la Ciudad de México en la década de 1930, cuando el latón era una novedosa y controvertida adición a lo que tradicionalmente había sido casi un género de todas las cuerdas. De unos cinco grupos de mariachis que trabajaban en la plaza en ese entonces, sólo dos usaban trompeta, ya que en esa época la mayoría de los clientes de esa música todavía fruncía el ceño con ese instrumento. Miguel y el puñado de otros trompetistas de mariachi que existían en aquel entonces se vieron obligados a luchar una larga y ardua batalla por la aceptación.

Con el Mariachi Vargas en la estación de radio XEW a mediados de los años 40.

De pie: Arturo Mendoza, Gonzalo Meza, Miguel Martínez, José Asunción Casillas, Roque Alcalá, Gaspar Vargas.
Sentados: Rubén Fuentes, Silvestre Vargas, José Contreras, Santiago Torres.

Un día a finales de 1942, Miguel recibió una invitación que cambiaría no sólo el curso de su carrera, sino la música de mariachi en general. Cuando el director de la banda Silvestre Vargas se le acercó y le preguntó si quería hacer una audición para tocar en la famosa estación de radio XEW, Miguel aceptó de mala gana. El destino quiso que pasara la audición y se uniera al grupo de Silvestre, que hasta ese momento había sido estrictamente una banda de cuerda. Durante las tres décadas siguientes, la evolución de la música de mariachi se aceleró exponencialmente, ya que Miguel Martínez, Rubén Fuentes y otros miembros legendarios del Mariachi Vargas de Tecalitlán y sus colaboradores introdujeron numerosas innovaciones y establecieron estándares de excelencia musical sin precedentes para el género.

Las tres figuras más importantes de la música de mariachi en el siglo XX: Rubén Fuentes, Silvestre Vargas y Miguel Martínez.

Una década después de unirse al Mariachi Vargas, a finales de 1952, Miguel dejó ese grupo para unirse al recién formado Mariachi México de Pepe Villa. La característica más distintiva de este nuevo conjunto era que incluía dos trompetas, algo virtualmente inaudito para un mariachi de esa época. La combinación de dos trompetas fue inicialmente recibida con un amplio rechazo, y una vez más Miguel se encontró luchando por la aceptación de su instrumento, sólo esta vez, en dúo.

Con el Mariachi México en 1953.

En un intento desesperado por hacer funcionar esta novedosa instrumentación, Miguel y el segundo trompetista Jesús Córdoba pasaron largas horas innovando y perfeccionando la práctica de la interpretación con dos instrumentos. Mientras que la aceptación de la trompeta solista de mariachi había tardado muchos años en conseguirse, el dúo de trompeta de mariachi se dio cuenta mucho más rápidamente. Al año de su fundación, el Mariachi México de Pepe Villa se convirtió en el mariachi más popular de México, y los grupos de todas partes empezaron a añadir una segunda trompeta. Sin embargo, después de un año con el Mariachi México, Miguel regresó al Mariachi Vargas, donde continuó como trompetista solista. A finales de los años 50 tomó otra pausa de Vargas, pero volvió a ese grupo a principios de los 60. No fue hasta que ese grupo añadió un segundo trompetista permanente a mediados de los 60 que Miguel dejó el Mariachi Vargas para siempre.

El último período de Miguel con el Mariachi Vargas.

En primera fila: Juan Pinzón, Miguel Martínez, Silvestre Vargas, Federico Torres, Víctor Cárdenas.
Fila trasera: José Contreras, Jesús Rodríguez de Híjar, Mario Santiago, Arturo Mendoza, Nati Santiago, Rigoberto Alfaro.

Poco después de dejar a Vargas por última vez, Martínez fue nombrado representante del sindicato de músicos en el complejo de estudios de televisión Televicentro de la Ciudad de México (más tarde conocido como Televisa). Pronto se dio cuenta de que simplemente no había suficientes grupos de calidad para satisfacer la demanda de mariachis en la televisión, y formó el Mariachi Tolteca de Miguel Martínez para llenar ese vacío. Su grupo, que existió aproximadamente de 1965 a 1970, actuó extensamente en televisión y en persona, pero nunca grabó discos. Miguel disolvió el Mariachi Tolteca después de que un problema dental lo dejó incapacitado para tocar durante varios meses.

Mariachi Tolteca de Miguel Martínez
Televicentro, Ciudad de México, 1967.

Siguió una frustrante pausa en la carrera de don Miguel. Aunque continuó practicando su trompeta diligentemente hasta los últimos años de su vida, nunca más pudo recuperar su extraordinario sonido característico. Le siguieron los olores de una sucesión aparentemente interminable de grupos modestos y durante los siguientes veinte años viajó incesantemente, pasando a menudo largos períodos con mariachis indiferentes en muchas ciudades diferentes de los Estados Unidos e incluso en América Central y del Sur y el Caribe.

Con Rigoberto Alfaro, Pepe Martínez, y Jesús Rodríguez de Híjar. Albuquerque, 2010.

Con Heriberto Molina “El Cura”, Manuel Valle “El Chivo” y Mario Santiago. Alice, Texas, 2013.

Después de estar fuera de los focos de atención durante dos décadas completas, una nueva fase de la carrera de Miguel Martínez comenzó a principios de la década de 1990. Lo que a menudo se llama el “movimiento de mariachis de los Estados Unidos” nació en San Antonio en 1979, y para finales de los años 80, se estaban fundando cada año muchos nuevos festivales y conferencias de mariachis en diferentes estados de la Unión. El primero de ellos al que asistió don Miguel se celebró en Alice, Texas, a principios de 1992. A medida que su reputación se extendía, las invitaciones se hicieron más y más frecuentes. Una de las más importantes fue la del Mariachi Spectacular de Albuquerque (Nuevo México), donde permaneció como principal protagonista durante más de dos décadas y donde, en 1994, se convirtió en el primer miembro del Salón de la Fama del Mariachi.

El espectacular Salón de la Fama del Mariachi

En 1999, Virginia Estrada, la esposa de Miguel durante 53 años, con la que tuvo seis hijos, falleció tras una prolongada enfermedad. Una década más tarde, en 2009, se casó con María Guadalupe Vallejo, que sería su compañera constante durante los últimos años de su vida.

Su primera esposa Virginia, su hija Carmen, y su compadre Rubén Fuentes.

Su segunda esposa, Lupita.

Don Miguel ya era muy conocido en el circuito de festivales y conferencias de mariachis de los Estados Unidos cuando en 2002 recibió su primera invitación para asistir a un evento mexicano de este tipo (el ya desaparecido Congreso Internacional del Mariachi de la Ciudad de México). Sin embargo, no fue hasta 2011 que asistió a su primer festival de mariachi en Guadalajara, gracias a la invitación de Ignacio Bonilla, jefe del Instituto de Culturas Populares del estado de Jalisco. Irónicamente, ese evento fue el Encuentro Nacional de Mariachi Tradicional -cuyos lineamientos excluyen a los grupos de mariachis que usan una trompeta-, testimonio de la visión y amplitud de miras del director de ese instituto. Afortunadamente, una vez en Guadalajara, el maestro Martínez también fue invitado a participar en el Encuentro Internacional del Mariachi y la Charrería de esa ciudad. Bonilla fue fundamental para solicitar a la editorial cultural del gobierno mexicano, CONACULTA, la publicación del autobiográfico del maestro Mi Vida, Mis Viajes, Mis Vivencias: Siete Décadas en la Música del Mariachi, en 2012. Ahora en su segunda edición, ese libro trajo a don Miguel un reconocimiento aún mayor.

Recibiendo el premio Galardón Mariachi de Ignacio Bonilla. Guadalajara, 2011.

Con Rigoberto Alfaro en la presentación inicial de la autobiografía. Guadalajara, 2012.

Después de la publicación de su libro, Miguel Martínez lanzó su propia página de Facebook. En pocos meses, tenía miles de amigos en Facebook. Parecía que todos en el mundo del mariachi deseaban su amistad. En cada festival al que asistía, un gran número de personas pedían fotografiarse con él, y compraban su libro y discos. Al entrar en los noventa, era más popular de lo que había sido en su vida. Se había convertido en una verdadera superestrella del mariachi.

Tijuana, Baja California

Phoenix, Arizona

San Antonio, Texas

Para el año 2013, la salud de don Miguel había comenzado a deteriorarse rápidamente. Primero, desarrolló problemas oculares que requirieron varias operaciones. Sin embargo, cuando asistió por última vez a los Encuentros gemelos en Guadalajara, sus ojos eran el menor de sus problemas. A finales del verano de 2014, se le diagnosticó espondiloartrosis, una degeneración de los discos cervicales de la columna vertebral que le hizo perder el control de sus manos y se volvió inestable en sus pies. Debido a esta condición, no pudo firmar copias de su libro para los fans durante los últimos meses de su vida, y tuvo que recurrir al uso de un sello de goma con su firma para este propósito. Afortunadamente, sus facultades mentales se mantuvieron firmes hasta el final.

Aceptando un premio por toda una vida de logros del Mariachi Vargas Extravaganza, con Cynthia Muñoz, Jonathan Clark, y Fernando Velásquez. San Antonio, 2013.

Con la sección de trompeta del Mariachi Vargas: Fernando Velásquez, Gustavo Alvarado y Federico Torres. San Antonio, 2013.

En su deseo de disfrutar de la vida al máximo, a pesar de su mala salud, don Miguel siguió aceptando invitaciones durante todo el tiempo que pudo. El 17 de octubre de 2014 fue el invitado de honor en un homenaje celebrado en la escuela de mariachis Ollin Yoliztli de la Plaza Garibaldi, donde se presentó una trompeta con su nombre. A finales de ese mes, hizo un viaje a Nochistlán, Zacatecas, donde el Mariachi Internacional Los Pérez le rindió homenaje. Al mes siguiente viajó a León, Guanajuato, donde se le rindió homenaje el día de Santa Cecilia (Día del Músico). Después de sólo un día de descanso, se dirigió de nuevo, esta vez a la ciudad de Nueva York, donde aceptó un merecido premio que le otorgó el Conservatorio de Mariachi de esa ciudad.

En Nueva York con Álvaro Paulino Jr., una semana antes de la muerte del maestro.

A finales de noviembre, don Miguel volvió de Nueva York exhausto. Pasó la semana siguiente en su casa de la Ciudad de México, descansando y recuperándose del agotador viaje del mes anterior. Según su esposa, Lupita, parecía sentir que sus días estaban contados, volviéndose muy introspectivo y rezando incesantemente.

Con Jorge Negrete en la película Reportaje de 1953.

El viernes 5 de diciembre se cumplió el aniversario de la muerte de Jorge Negrete, un artista al que don Miguel acompañó mucho y con el que mantuvo una estrecha amistad. A menudo afirmaba que Jorge era su cantante ranchero favorito. Esa noche, después de ver dos películas de Negrete en la televisión en las que aparecía con el cantante, el padre del mariachi trompeta sucumbió a un repentino y masivo ataque al corazón, a la edad de 93 años.

Al recibir la trágica noticia poco después, la publiqué en Facebook y me fui a la cama con el corazón roto. Cuando me desperté a la mañana siguiente, encontré cientos de mensajes de condolencia, la mayoría de los cuales incluían fotos tomadas con don Miguel.

El Mariachi Nuevo Sol de México de Felipe Luna toca en la capilla.

Tomé el vuelo a Ciudad de México y llegué el domingo al amanecer. La capilla mortuoria de los Jardines del Recuerdo estaba llena de familiares y amigos de Miguel, algunos de los cuales habían estado allí desde el viernes por la noche y estaban envueltos en mantas, durmiendo en los bancos. Más y más mariachis llegaron a medida que avanzaba la mañana, y al mediodía, el ataúd fue llevado al crematorio. Allí, un grupo improvisado tocó durante la incineración, concluyendo con “La Negra”, según los últimos deseos del maestro. La urna que contenía las cenizas fue entregada a doña Lupita, quien la colocó en el nicho que sería el lugar de descanso final de los restos terrenales del gran músico.

Los amigos y la familia se despidieron de don Miguel.

Lugar de descanso final de las cenizas del maestro.

Dentro de muchos años, Miguel Martínez sin duda seguirá siendo considerado el más grande trompetista de mariachi de todos los tiempos, y una de las figuras más importantes en la evolución de la música de mariachi. Como intérprete, innovador, y compositor y compositor, su contribución al género es insuperable. Además, era un individuo amable, gentil y carismático al que le encantaba compartir sus conocimientos y experiencias, y que tenía un extraño don para contar anécdotas cautivadoras.

(Montaje de Gustavo Reyes)

Los que tuvimos el inmenso privilegio y honor de conocer a don Miguel Martínez, el padre de la trompeta mariachi, nunca lo olvidaremos. Que Dios le conceda a su alma la paz eterna.

-Jonathan Clark

Por favor, deje sus comentarios a continuación. ¡Siéntase libre de añadir su propia foto personal de don Miguel!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *